Cómo liberar emociones reprimidas

Escrito por Rebecca Epstein
Las emociones reprimidas a menudo encuentran una manera de salir a flote.
Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images

Si los padres no responden de una manera atenta cuando sus hijos lloran, los niños pueden aprender, inconscientemente, a enterrar sus emociones. Una teoría viene de la mano de Sigmund Freud. La represión es uno de los mecanismos básicos de defensa. Es la manera en que funcionamos en sociedad, cubriendo nuestros deseos más básicos y primitivos. Cuando las emociones son reprimidas, podrías comenzar a tener síntomas psicológicos o físicos de estrés, como arrebatos de ira o jaquecas. Sin importar el motivo de tus emociones enterradas, traerlas a la superficie puede ser revelador y confortante, y una manera de aprender de ti mismo y liberar tensión interna.

Cantar y cocinar puede ayudarte a liberar tus emociones.
Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images

Sublima tus emociones al expresarte creativamente. Escribir, pintar, cocinar, cantar y bailar son sólo algunos de los canales de expresión de tu creatividad. Examina tu proyecto al finalizarlo, y quizá puedas ver pistas de tus sentimientos ocultos, como temas de celos en un cuento corto que escribiste.

La meditación puede ayudarte a deshacerte de emociones malas y a enfocarte en las positivas.
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Busca una fuerza más grande que tú, ya sea Dios, la naturaleza o algo más. Toma una caminata, medita o reza. Puedes ayudarte a ti mismo al expresar tus sentimientos en ese lugar, y al absorber energía positiva en tal actividad.

Los perros pueden ser una gran fuente de consuelo.
Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images

Encuentra consuelo en los animales. Las mascotas pueden ser grandes escuchas, en parte porque no responden ni emiten juicio, pero también porque muchos animales, como los perros y las aves, tienen talento para sentir las emociones de la gente.

Si tienes problemas para expresar tus emociones, intenta hablarle a un ser querido de ellas.
Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Confía en un ser amado. Pídele a un amigo, compañero amoroso, familiar o consejero que te ayude a desenredar tus sentimientos, los cuales pueden ser confusos y no enteramente conscientes. El simple hecho de hablar de estas cosas puede ayudarte a llegar al fondo de tus emociones reprimidas y enredadas.

La psicoterapia es un tratamiento comúnmente usado para el tratamiento de emociones reprimidas.
Creatas Images/Creatas/Getty Images

Ten un encuentro con un psicoterapeuta. La terapia cognitiva del comportamiento es una manera de identificar emociones reprimidas, al apuntar a los pensamientos irracionales que pueden situarse bajo los malos sentimientos. Otros métodos terapéuticos incluyen la hipnosis, el psicoanálisis, la terapia del comportamiento dialéctico y la terapia fundamental.

Las jaquecas son a menudo causadas por el estrés.
Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Recuerda que el embotar deliberadamente tus sentimientos para evitar el estrés es contraproducente. Los malos sentimientos que no son tratados terminan por hacerse visibles de alguna manera: a través de arrebatos, problemas de salud u otras maneras.

Consejo

Una vez que has reconocido y expresado tus emociones, continúa esforzándote por ser consciente de tus emociones. Los métodos usados para liberar emociones reprimidas son útiles para prevenir futuras represiones. No seas duro contigo mismo. La represión es común y natural, y aunque practicarla demasiado puede causar problemas, a nadie se le puede culpar por embotar sus emociones.

Advertencias

Asegúrate de estar liberando tus emociones reprimidas en un entorno adecuado. Por ejemplo, podría no ser apropiado ventilar tus sentimientos en tu lugar de trabajo. Recuerda también las necesidades de los otros. Otras personas quizá no puedan escucharte, como alguien que también esta luchando con sus propias emociones, alguien que está enfermo, o un niño.