Cómo leer una tomografía computarizada

Escrito por Lee Mason
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

La TC o TAC toma imágenes en sección transversal del cerebro u otra parte del cuerpo, para mostrar el tejido blando y anomalías que pueden indicar lesiones, tumores y otros problemas. Después de tomar la tomografía, la imagen se transfiere a una película de rayos X mostrando las secciones transversales elegidas para dar a los doctores y pacientes, una imagen más clara de cualquier potencial problema.

Coloca la película en un negatoscopio u otra fuente de luz brillante, para ver las imágenes que se muestran como contraste posterior.

Familiarízate con las estructuras anatómicas básicas que estás inspeccionando, y crea puntos de referencia para un análisis más sencillo. En una tomografía del cerebro, verás el cráneo formado por tonos grises, el cerebro y las secciones de las cavidades sinoviales dentro de la cabeza. Deberás ver claramente el hemisferio derecho e izquierdo del cerebro con una capa negra (líquido sinovial) protegiéndolo dentro del cráneo.

El cuerpo y todos sus componentes son generalmente simétricos, por esto, busca áreas donde la simetría puede estar alterada.

Busca masas grandes. Áreas oscuras (negras) representan, generalmente, cúmulos de líquido ocasionados por lesiones, que son el resultado de enfermedades como la embolia o el Alzheimer.

Las masas brillantes (blancas) sugieren la presencia de tejido extraño u otras inserciones. Estos generalmente representan un tumor, aunque no hay forma de determinar si es benigno o maligno mediante la tomografía. Otros objetos que pueden ser revelados por la tomografía son los hilos de procedimientos quirúrgicos y otros objetos extraños.

Advertencias

Siempre consulta con tu médico acerca de cualquier preocupación que tengas al leer una tomografía. Los médicos tienen la experiencia para dar la mejor interpretación de la tomografía y la capacidad de solicitar otras pruebas ante la existencia de cualquier problema. Recuerda, la lectura actual de una tomografía es sencilla, pero los doctores conocen miles de variantes. Siempre es mejor consultar con los expertos para comprender lo que estás viendo.