Cómo lavar una piel de oveja

Escrito por Sophie Levant
La piel de oveja es suave y cálida.

La piel de oveja puede ser increíblemente suave y cálida, pero también es costoso su mantenimiento. Es propensa a sufrir por derrames, tierra y otras manchas y no es el material más fácil de limpiar. Si tu adorada piel de oveja luce particularmente sucia estos días, aquí te decimos cómo limpiarla de forma segura en casa.

Lavando tu piel de cara

Observa la piel de oveja ¿Es suficiente que limpies sólo el área manchada? Si es así, usa un jabón muy suave y una trapo húmedo. Puedes usar un cepillo para aflojar la tierra.

Muchas pieles de oveja pueden lavarse en lavadora. Colócala en tu lavadora en un ciclo frío o tibio. Usa jabón o detergente suave, diseñado especialmente para la piel de oveja. Si lo prefieres, puedes lavarla a mano, exprimiendo el exceso de agua con una toalla.

Cuando tu piel de oveja esté limpia, colócala extendida sobre una superficie plana o en una línea de tendedero para secarla, evitando colocarla bajo la luz directa del sol.

En caso de los artículos de piel de oveja que tienen cuero el otro lado, como los tapetes, es buena idea doblarlos cuando secan para preservar su suavidad y flexibilidad.

Una vez que la piel de oveja esté seca, espónjala con un cepillo de alambre.

Consejo

Si no puedes lavarla tú mismo, llevar tu piel de oveja a lavado en seco es la mejor opción.

Advertencias

No pongas la piel de oveja en la secadora. Esto provocará que se encoja. Los detergentes regulares son demasiado agresivos para la piel de oveja y es mejor evitarlos.