Cómo lavar bolas de tenis

Escrito por Michael Davidson
Tennis Ball image by Jim Mills from Fotolia.com

Las bolas de tenis se ven y funcionan mejor cuando se conservan limpias. Una bola embarrada puede rebotar de maneras extrañas debido a que el barro elimina la distribución de peso de la bola, y una bola manchada o teñida no es visualmente atractiva como una nueva que esté limpia. Las bolas viejas no deben ser desechadas; pueden ser usadas una u otra vez si son mantenidas apropiadamente. Puedes lavar una bola de tenis en segundos.

Llena el lavamanos o cualquier contenedor con agua tibia y unas cuantas gotas de detergente para vajilla. El detergente es lo suficientemente suave para remover la suciedad y la tierra de la bola, sin dañar su superficie o textura.

Enjuaga completamente la bola debajo del grifo. La presión del agua del grifo removerá una gran cantidad de la suciedad esparcida en la bola.

Deposita la bola en el contenedor de agua y frótala con tus pulgares para sacar la tierra que está depositada profundamente.

Enjuaga nuevamente la bola, para eliminar el jabón. Esto es importante, sobre todo si la bola es usada como juguete para perro.

Seca la bola con una toalla. La textura áspera de la tela ayudará a remover de la superficie de la bola la tierra que haya quedado.

Consejo

También puedes lavar las bolas de tenis en la lavadora junto a tu ropa. No es necesario meterla a la secadora ya que la bola se secará rápidamente por su cuenta.

Advertencias

Por lo general, las bolas de tenis lavadas no son permitidas para competiciones oficiales. Usualmente, una lata nueva será requerida por juego. Las bolas lavadas funcionan muy bien para practicar, para juegos no competitivos y como juguete para perros.