Cómo iniciar un bronceado base para piel muy blanca

Escrito por Elyse James
Aplica protector solar en abundancia en tus primeras sesiones de bronceado al aire libre.
Thinkstock Images/Comstock/Getty Images

Las personas con piel muy pálida se queman con mayor facilidad que las que tienen un tono de piel más oscura. Si tienes la piel clara y sabes que vas a estar expuesto al sol en un evento al aire libre o de vacaciones, evita quemarte consiguiendo una base de bronceado. El bronceado de base es un bronceado muy claro que las personas se esfuerzan por conseguir antes de la exposición solar a largo plazo. La idea detrás de un bronceado de base es que si se expone la piel al sol poco a poco, se va formando un bronceado gradual que ayuda a que tu piel no se queme por la sobreexposición.

En el exterior

Controla el índice de rayos ultravioleta para elegir un día de bronceado que no posea un índice alto. Esto ayudará a evitar que te quemes. Un índice de rayos ultravioletas de más de 5 se considera alto y no es seguro para broncearse. Espera un día con un índice entre 2 y 5, para un bronceado seguro. Aplica protector solar con un factor de protección alto, en todas las partes de tu cuerpo que no estén cubiertas por ropa.

Sal al exterior y toma sol durante 15 minutos en cada lado. A continuación, entra, y espera unos días antes de broncearte nuevamente.

Repite el proceso de bronceado por un par de días para construir una base de bronceado. A medida que vayas tomando color, reduce el nivel de factor de protección y aumenta la duración de las sesiones de bronceado.

Cama solar

Visita tu salón de bronceado local, y compra una loción que tenga tirosina L y betacaroteno para hidratar tu piel y evitar que se queme.

Broncéate en la cama por un período de tiempo muy corto. En tu primera sesión, no te broncees más de cinco minutos en una cama de bajo nivel.

Repite el proceso, bronceandote cada dos a tres días.