Cómo incrementar la capacidad pulmonar en corredores

Escrito por Christine Margiotta
Ejercita tu pulmón como ejercitas tu cuerpo.
Maridav/iStock/Getty Images

Si eres un ávido corredor o el tipo que ha decidido levantarse del sofá, estás pensando en la capacidad pulmonar. Si no tienes una condición médica que comprometa a tu función pulmonar, es posible mejorar tu capacidad pulmonar. ¿Pero cómo se hace para ejercitar tus pulmones? Así como varios grupos musculares de tu cuerpo, tus pulmones necesitan acondicionarse gradualmente y ser suministrados con la alimentación adecuada para un rendimiento óptimo.

Verifica tu postura. Sentarse y levantarse derecho le dará a tu diafragma el mayor espacio posible para su expansión, permitiendo que respires profundamente y así mejorar la oxigenación de tu sangre.

Concéntrate en la resistencia, no en la velocidad. Incorporar ejercicios de distancia en tu rutina de correr te permitirá acondicionar tus pulmones para que procesen oxígeno con mayor velocidad y por largos períodos de tiempo. Además, ejercitarse con mayor frecuencia acondicionará tus pulmones aún más. Intenta correr por lo menos tres veces por semana.

Respira profundamente. Toma el tiempo con regularidad para practicar ejercicios de respiración profunda, o "respiraciones de yoga". Como guía general, inhala durante cuatro conteos, luego exhala durante un mínimo de cuatro conteos, o hasta que tus pulmones estén completamente vacíos. La respiración profunda también ayuda a que te asegures de que estás respirando con el diafragma durante los recorridos, lo cual te ayudará a mejorar la resistencia.

Varía tu rutina de ejercicios. Además de correr, intenta nadar, hacer pliometrías y levantar pesas - cualquier ejercicio que te ayude a fortalecer tus pulmones.

Mejora tu salud en general. Come apropiadamente, deja de fumar y abstente de tomar mucho alcohol. Estas acciones en conjunto mejorarán tu capacidad pulmonar, así como tu rendimiento al correr.

Consejo

Corre con otra persona. Algo de competencia amistosa te desafiará a que te esfuerces más allá de tu zona de confort.

Advertencias

Siempre consulta a un doctor antes de comenzar con un programa de ejercicios. No te esfuerces demasiado. Sí, la resistencia es clave, pero ejercitarse hasta el punto del agotamiento, o hasta el punto donde vomitas o te sientes mareado no sólo no es saludable, sino que también puede ocasionar problemas serios de salud.