Cómo identificar los síntomas del prolapso uterino

Escrito por Denise Stern
El prolapso uterino es frecuente en mujeres mayores.
Thinkstock Images/Comstock/Getty Images

El prolapso uterino es una enfermedad en la que el útero "cae" o "baja" de su posición natural en la cintura pélvica. Esta enfermedad ocurre cuando los músculos o ligamentos del piso pélvico se debilitan o estiran con la edad. Como resultado, el útero puede sobresalir o extenderse más allá de los genitales. Si bien esta enfermedad es más frecuente en mujeres de edad avanzada, es común en mayores de 40 y puede afectar el útero y los ligamentos uterinos. La principal causa es la vejez, pero también puede ser provocada por obesidad o toda una vida de trabajo pesado. Aprender a identificar los síntomas del prolapso uterino ayuda a evitar posibles complicaciones tales como lesiones en otros órganos pélvicos, infecciones o problemas en la vejiga y los intestinos.

Prolapso

Uno de los primeros síntomas del prolapso uterino a menudo es la aparición de un bulto en la parte frontal o posterior del canal de parto. Algunas mujeres pueden notar que el bulto se extiende más allá del canal de parto. Este síntoma suele causar malestar o sensación de presión en el área pélvica.

El levantamiento de objetos de más de diez libras (5 kg) puede causar malestar en la espalda, lo cual se agrava con objetos más pesados.

Las sensaciones de dolor o malestar al orinar son otro síntoma de prolapso uterino, al igual que la incontinencia al estornudar, reír o toser.

Las dificultades en las deposiciones pueden causar estreñimiento como consecuencia de la reticencia a evacuar.

Mantener relaciones sexuales se vuelve cada vez más difícil y doloroso.

Consejo

Los riesgos del prolapso uterino aumentan con el exceso de peso y la falta de ejercicio. Algunos ejercicios, como los de Kegel, mantienen los músculos del piso pélvico fuertes y flexibles. Realiza estos ejercicios a diario para obtener mejores resultados. Evita levantar objetos pesados y mantén un peso normal. Los ejercicios de Kegel son fáciles: imagina que tienes ganas de orinar, pero aprieta los músculos del piso pélvico como si intentaras "aguantar". Aumenta la intensidad del ejercicio y tensa cada vez más los músculos de la cintura pélvica.

Advertencias

Esta enfermedad puede irritar el cuello uterino y provocar infecciones en los órganos pélvicos. En algunos casos, se pueden producir hemorroides a causa del esfuerzo que se realiza para evacuar. Consulta a un médico si experimentas los síntomas mencionados anteriormente.