¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Cómo hervir una pechuga de pollo de la forma más saludable

Escrito por Estefanía Mac | Fecha actualizada December 19, 2018

El pollo puede prepararse de muchas maneras y siempre consiguiendo un resultado delicioso, aunque una de las formas más saludables y versátiles de prepararlo es hirviéndolo, pues de esta forma puede comerse solo, en ensalada, con guisantes e incluso en tacos o tostadas. Sin embargo, el primer paso para hervir pollo es conocer el tiempo de cocción que requiere la pechuga.

Descubre: Cómo hervir un cuarto de pata de pollo.

Tiempo de cocción para cocer pollo

Es necesario hervir el pollo lo suficiente para eliminar todas las bacterias propias de los alimentos, ya que a diferencia de otras carnes, la pechuga no puede quedar cruda o medio cocida. Sin embargo, el pollo hervido no suele considerarse la preparación más sabrosa.

Aunque es quizá la forma de cocer pollo más saludable de todas, esto sólo se consigue tomando en cuenta el tiempo de cocción, pues al excederlo puede perder sus nutrientes.

Este tiempo de cocción varía en función del tamaño de la pieza. Una pechuga entera con piel y hueso alcanza un tiempo de preparación de aproximadamente 30 minutos, a diferencia de una que no contenga hueso ni piel y sea de menor tamaño, la cual requiere entre 20 y 25 minutos para estar lista.

Por otro lado, un consejo para reducir el tiempo de cocción de la pechuga, es cortarla en trozos más pequeños o a la mitad, permitiendo que se cocine más fácilmente y en aproximadamente 10 o 15 minutos.

¿Cómo hervir pollo?

El primer paso es lavar cada pechuga de pollo con agua y un poco de vinagre para eliminar las bacterias que puede contener. En caso de estar congelada la pechuga deja que se descongele completamente antes de hervirla, ya sea en el microondas, el refrigerador o remojándola en agua fría.

A continuación, llena una olla con agua y coloca el pollo dentro, asegurándote de que todas las piezas estén completamente sumergidas bajo el agua. Si es necesario, añade un poco más de agua o corta las pechugas a la mitad o en cuartos para que el tiempo de cocción se reduzca.

Ahora cubre la olla con una tapa y déjala en la estufa, permite que el agua hierva vigorosamente y luego baja la temperatura. Cocina el pollo hasta que la parte de adentro ya no se vea rosada.

Más información: ¿Debo cubrir el pollo al cocinarlo?

Una vez listo, retira la olla del calor y drena el líquido de la olla, luego transfiere las pechugas a un plato o una tabla. El pollo debe estar blanco y fácil de desmenuzar con las manos o un tenedor.

Puedes servir el pollo hervido inmediatamente en una ensalada, fajita o sazonado con sal, pimienta, hierbas o alguna salsa de cocina. También puedes dorarlo unos minutos en un sartén o guardarlo en el refrigerador en un contenedor hermético para más tarde. El pollo dura hasta 2 días en el refrigerador sin dañarse.

De igual forma, puedes cocer pollo acompañado de vegetales como zanahoria, papa, mazorca o apio, los cuales se pueden preparar más adelante junto con la pechuga; así como también sazonarlo con ajo, mantequilla, cebolla, especias o limón antes de hervirlo, para que el sabor quede impregnado en el pollo.

Consejos e higiene al hervir pollo

Asegúrate de lavarte las manos antes y después de manipular el pollo para evitar la propagación de salmonella. También evita la contaminación cruzada lavando y desinfectando con una solución de agua con lejía todos los cuchillos, tenedores, platos y encimeras que tengan contacto con el pollo crudo, así como también el refrigerador.

Lee también: ¿La salmonela muere a altas temperaturas?

Para minimizar el riesgo de contaminación, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos recomienda mantener todas las carnes crudas, incluyendo el pollo, separadas del resto de los demás alimentos en el carro y el refrigerador.

También recomienda no descongelar el pollo en la encimera, sólo en el refrigerador en una bolsa hermética o sumergirlo en agua fría para descongelar más rápidamente.

De igual forma, siempre es recomendable que procures comprar las pechugas de pollo que sean de producción ecológica, de esta forma serán más saludables y, sin duda, serán más sabrosas.

Así, aunque es importante resaltar que el pollo hervido es mucho más saludable que el pollo a la plancha, esto no es aconsejable para carnes y pescados, ya que muchas de las propiedades del alimento pasan al agua en el que se hierve, al igual que su sabor, por lo que, si no vas a reutilizar el caldo, perderás lo mejor del producto.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.