Cómo hervir una pechuga de pollo de la forma más saludable

Escrito por Christopher Godwin
Polka Dot Images/Polka Dot/Getty Images

La pechuga de pollo, sobretodo sin piel, es un alimento sano, bajo en calorías, rico en proteínas y bajo en grasas saturadas. La mayoría de los métodos de cocción, incluyendo el asado y horneado, requieren grasa adicional como el aceite o la mantequilla para evitar que la pechuga de pollo se pegue a la superficie de cocción, pero también se puede hervir sin añadirle más grasa. La pechuga de pollo cocida se puede servir por sí sola o en ensaladas calientes o frías, platos de arroz como el risotto o en recetas de pasta y también de muchas otras maneras diferentes.

Enjuaga la pechuga de pollo con agua limpia fría y sécala con toallas de papel limpias.

Coloca la pechuga de pollo en una cacerola lo suficientemente grande como para retener fácilmente la pechuga. Agrega suficiente agua potable fría para que cubra aproximadamente 2 a 3 pulgadas (5 a 7,5 cm).

Pon la tapa en la cacerola y lleva el agua a ebullición con fuego alto.

Reduce el fuego a medio, una vez el agua esté hirviendo y cubre la olla una vez más. Cocina el pollo durante 10 minutos a fuego medio.

Retira las pechugas de pollo del agua caliente. Verifica la temperatura interna de la pechuga con un termómetro de lectura instantánea, a mitad de camino en la parte más gruesa de la pechuga. Cuando la carne esté totalmente cocido, la temperatura interna de la pechuga debe ser de 165 grados Fahrenheit (73,8°C).

Regresa la pechuga de pollo al agua caliente por intervalos de 3 a 4 minutos, si la carne no está cocida totalmente. Verifica la temperatura interna después de cada intervalo para evitar que se pase de cocción.

Retira la pechuga de pollo del agua y seca con toallas de papel. Deja la carne reposar por cinco minutos antes de cortarla o servirla.

Consejo

Para acentuar el sabor, agrega el ajo fresco picado o hierbas al agua antes de ponerla en la cocina. O bien, reemplaza una parte del agua con el jugo del limón recién exprimido o vino blanco o caldo de pollo o de verduras si lo deseas.