Cómo hacer una irrigación nasal salina casera

Escrito por Athena Hessong

Limpiar los senos nasales con agua salada es un viejo remedio para aliviar la congestión. Una solución salina es vertida o rociada en los agujeros de la nariz y luego fluye a través de los senos nasales, limpiándolos de bacterias y alergenos. Los ingredientes para hacer una irrigación nasal salina están disponibles en tu alacena. Esta solución puede utilizarse con cualquier sistema de irrigación nasal: una pera de goma, una tetera neti o cualquier otro envase reutilizable de irrigación nasal.

Mezcla la sal, el bicarbonato y el agua en un bol.

Vierte cuidadosamente los ingredientes en el aparato de limpieza nasal. Sáltate este paso si estás usando una pera de goma.

Si usas una pera, apriétala para quitarle el aire. Sumerge la punta en el bol y suelta la presión para que la solución entre en la pera. Repite esto tantas veces como lo necesites durante la irrigación. Sigue hasta el paso 5 para usar la pera para irrigar tus senos nasales. Si usas una tetera neti o un envase reutilizable de irrigación, sáltate este paso y ve al siguiente. Los tres aparatos utilizan el mismo método.

Vierte la solución salina en la tetera neti o llena el envase de irrigación.

Inclina la cabeza a la izquierda en un ángulo de 45 grados sobre la pileta. Tu orificio nasal izquierdo drenará en la pileta.

Vierte (o presiona) la solución salina de tu aparato dentro del orificio nasal derecho hasta que fluya a través de tus senos nasales, salga por tu orificio nasal izquierdo y caiga en el fregadero.

Inclina la cabeza hacia la derecha y repite el paso 6, poniendo la solución salina en tu orificio nasal izquierdo y dejando que fluya por tu orificio derecho.

Suénate la nariz para deshacerte de los restos de solución que queden en tus senos nasales. Repite desde el paso 1 al 8 una o dos veces por día para limpiarte de alergenos y molestias.

Consejo

Respira por la boca cuando estés irrigando tu nariz.