Cómo hacer una funda de pistola

Escrito por Victor Fonseca

Una funda hecha a medida te brinda una gran comodidad y además es un detalle personalizado para cualquier aficionado de las armas. Realizar una funda de pistola te permite elegir los materiales que más le convienen a tu arma y a tu cuerpo. En contraste con la funda común de igual tamaño, una funda personalizada se puede diseñar para que la guardes en cualquier parte del cuerpo: debajo del brazo, en la cadera o escondida en la región baja de la espalda. Algunos detalles pueden hacer de la funda una perfecta compañía para cualquier arma.

Traza la forma básica de la funda utilizando los contornos del arma como marco de referencia. Lo puedes hacer colocando la pistola sobre la hoja de papel cuadriculado, y luego trazando la funda alrededor. Asegúrate de trazar una imagen idéntica ya que vas a coser dos piezas de cuero juntas para hacer la funda.

Corta la plantilla del papel cuadriculado y colócalo en tu pieza de cuero blando. Cuidadosamente junta la plantilla con el cuero con alfileres o con un poco de pegamento.

Corta el cuero con la forma de la plantilla, usando el cúter. Debes tener ahora dos piezas idénticas de cuero para trabajar con ellas. Elige una para hacer la incisión de la presilla del cinturón -esto te permitirá unirlo a un cinturón.

Coloca las dos piezas de cuero juntas. Usa la aguja y el hilo para cuero, cóselas juntos. Esta es la funda básica.

Puedes hacer la funda para que concuerde con el gatillo o con el cáñón cosiendo el cuero como corresponde.

Consejo

La mayoría de los aficionados prefiere una funda cuadrada. La mayoría prefiere una moldura pequeña alrededor de la pistola para poder quitarla rápidamente en caso de emergencias.

Advertencias

Cuando trazas el arma, asegúrate de que esté descargada y que el seguro esté activado Cuando usas un cúter, corta despacio y mantente concentrado.