Cómo hacer un exfoliante de aceite de oliva

Escrito por Therese Pope
Ingram Publishing/Ingram Publishing/Getty Images

El aceite de oliva ha sido utilizado por los italianos como remedio natural para el cuidado de la piel durante siglos. Aunque solo necesitarás algunos segundos para preparar este exfoliante natural a base de aceite de oliva y sal (o sales de Epsom), tu piel se mantendrá suave y elástica por varios días. Los ingredientes son económicos y pueden adquirirse en una tienda de comestibles. El exfoliante de aceite de oliva también te ayudará a suavizar las partes del cuerpo que presentan mayor sequedad como las manos, rodillas, codos y talones.

En un bol, mezcla 3 cucharadas de aceite de oliva con 2 de sal marina gruesa o sales de Epsom.

Con una cuchara, mezcla completamente el aceite con las sales.

En la ducha o en la tina, coloca una cantidad del exfoliante en tu mano o sobre un aplicador corporal.

Con movimientos circulares, exfolia tu piel con la mezcla. Aplica más cantidad en las zonas más secas del cuerpo, como las manos, los pies, los codos y las rodillas.

Enjuaga con agua tibia en la ducha o la bañera. Notarás inmediatamente que tu piel está más suave.

Consejo

También puedes agregar al exfoliante aceites de aromaterapia como el de lavanda. Esta planta tiene un efecto sedante y, además, un exfoliante con agregado de aromaterapia brinda un efecto relajante al final de un día ajetreado.

Advertencias

Evita usar este exfoliante sobre el rostro o en el área de alrededor de los ojos. Si la mezcla entrara en contacto con ellos, enjuágalos de inmediato con agua.