Cómo hacer un cuello ortopédico

Escrito por Contributor

Si tu cuello presenta dolor y no puedes ir a ver a un médico de inmediato, haz tu propio cuello ortopédico. Aprende a hacerlo usando elementos simples de casa mientras esperas pacientemente tu cita con el médico.

Toma una toalla de baño normal y ubícala sobre una superficie plana. La toalla debe estar limpia y suave, para hacer tu cuello ortopédico lo más cómodo e higiénico posible. Usa una toalla fina para que el soporte para el cuello no sea demasiado abultado.

Dobla la toalla. Sostén las dos esquinas y dobla la toalla sobre sí una sola vez, alrededor de un cuarto de la distancia entre la toalla. Haz el mismo doblez de nuevo. La sección de plegado de la toalla es ahora la mitad de la longitud de la toalla. Repite el doblez por tercera vez, por lo que será 3/4 de la toalla. Haz lo mismo una vez más para tener un cuello ortopédico muy bien doblado.

Levanta el cuello ortopédico improvisado de cada extremo. Coloca un extremo del cuello contra tu cuello. Suavemente envuelve la parte restante del cuello ortopédico sobre tu cuello. Tira firmemente de manera que la toalla inmovilice tu cuello. Ten cuidado de no ahogarte o cortar la circulación.

Asegúrate de que el soporte para el cuello permanezca en su lugar. Corta tres tiras pequeñas de cinta adhesiva. Pégalas al extremo del cuello ortopédico uniendo la sección de que se apoya contra tu cuello. La cinta adhesiva debe ser uniformemente espaciada para que las partes superior, media e inferior del cuello ortopédico permanezcan en el lugar.

Advertencias

Las lesiones de cuello son muy graves y con frecuencia tienen resultados catastróficos. Siempre consulta a un médico antes de tratar lesiones en el cuello.