Cómo hacer un cebo casero para la trucha arco iris

Escrito por James Clark

La trucha arco iris representa una triple amenaza para el pescador de agua dulce: arma una pelea tremenda, son hermosas y saben deliciosas ya sea que estén asadas, cocinadas o simplemente a la plancha. Estos peces subsisten con una dieta que consiste principalmente de insectos, gusanos y carnada de peces pequeños. Esta especie de trucha también cederá ante un cebo casero de queso y ajo. Puedes hacer bolitas de cebo desde tu casa con un poco de harina de trigo y de maíz para mantenerlos juntos.

Funde el queso en un bol, colocándolo en el microondas.

Agrega los demás ingredientes y revuelve hasta que se mezcle todo formando una masa.

Llena una cacerola con agua y llévala a hervir.

Corta la masa en bolitas individuales, del tamaño de una canica.

Mete las bolas de masa en el agua hirviendo y déjalas en remojo durante 2 minutos.

Saca las bolas de cebo con una espumadera y colócalas sobre las toallas de papel para que se enfríen y se sequen.

Guarda las bolas de cebo en bolsas de plástico. Las bolsas pequeñas son ideales para dividir la cantidad de cebo y congelarlo hasta que estés listo para ir a pescar. Simplemente tienes que agarrar la cantidad de bolsas que necesites y dirigirte al arroyo.

Consejo

Comprueba las regulaciones locales antes de pescar una trucha. Algunas áreas permiten solo pescar con señuelos artificiales y anzuelos sin púas.

Agrega más cantidad de ajo y queso cuando vayas a pescar en aguas turbias donde la visibilidad es baja y necesitas un olor más fuerte para atraer a la trucha arco iris.