¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!
x

Cómo hacer un baño de asiento en casa

Escrito por Estefanía Mac | Revisado por María Silvana Costanzo, MEDICA | Fecha actualizada December 20, 2018

Los baños de asiento son una terapia bastante antigua y efectiva, pero su aspecto más importante es que pueden utilizarse por diversos motivos como tratar una infección o relajar los músculos de la zona anal y genial tras una cirugía, episiotomía o parto.

La preparación de este tipo de baño es muy sencilla y la terapia no requiere de mucho tiempo, ni de muchos elementos para su preparación.

¿Qué es un baño de asiento?

Es una terapia externa que se utiliza para propósitos curativos o de limpieza. Consiste en un baño de agua caliente o templada en el que la persona se sienta en la bañera o bidé y el agua cubre solamente su cadera y glúteos. El agua puede contener medicamentos o algunos ingredientes naturales.

Se puede hacer un baño de asiento por motivos higiénicos, como es costumbre en algunas partes de Europa, pero lo más habitual, es hacerlo para aliviar el escozor de las hemorroides, para tratar ciertas infecciones vaginales, ayudar a sanar heridas tras intervenciones quirúrgicas y disminuir la comezón.

Es una terapia útil para ayudar a equilibrar el pH de la región anal y genital e interrumpir la proliferación de bacterias y hongos que causan enfermedades. Además, aumenta el flujo de la sangre hacia estas zonas y relaja los músculos.

Lee también: Cómo aliviar las molestias de una infección de vejiga

¿Cómo hacer un baño de asiento en casa?

Dado que es una práctica recomendada por médicos, hay hospitales que cuentan con las instalaciones necesarias para hacer baños de asiento, pero también se puede hacer en casa desde una tina, un bidé o un asiento especial que se puede comprar en farmacias.

El agua a utilizar para el lavado puede contener o no medicamentos o algunos elementos naturales cuyas propiedades brinden el efecto deseado. En cualquier caso, el agua a utilizar debe estar limpia y a una temperatura adecuada, que en algunos casos será fría por recomendación médica.

Los baños de asiento para la inflamación se preparan siguiendo los siguientes pasos:

Paso 1: Diluir 2 o 3 cucharadas del medicamento a utilizar por cada litro de agua, excepto en el caso de usar bencidamina, de la cual solo debería usarse 10 o 20 mililitros. Si se utilizará algún ingrediente natural, éste se prepara como una infusión.

Paso 2: Mezclar bien o permitir que la infusión alcance una temperatura media, es decir, tibia al tacto.

Paso 3: Verter el agua, que debe estar tibia, en el asiento o bidé y sentarse en él por lo menos 5 minutos, o hasta que el agua se enfríe.

Paso 4: Secar la zona anal, perineo y genitales con suavidad dando toques con una toalla limpia, no frotar ya que puede lastimar.

Paso 5: Lavar las manos y colocar una pomada o crema en la zona, sólo si fue recomendada por un médico.

Paso 6: Lavar el recipiente de baños de asiento con agua y jabón después de cada uso.

Tanto si se usa medicamentos como ingredientes naturales, un bañó de asiento puede realizarse dos veces al día hasta que el problema en cuestión esté controlado.

Descubre: Cómo lavarte después de tu periodo menstrual

Los baños de asiento naturales

Ciertos elementos naturales funcionan mejor en los baños de asiento dependiendo de la afección que se esté tratando, así que es necesario saber qué sustancia se debe diluir en el agua para cada enfermedad. Por ejemplo, baños de asiento con vinagre blanco es perfecto para tratar la candidiasis, pues el tratamiento debe hacerse con sustancias de pH alcalino, ya que al hongo causante de la infección se reproduce en ambientes ácidos.

Con manzanilla

La manzanilla es un calmante natural compuesto por camazuleno y alfa-bisabolol, que son sustancias antiinflamatorias y calmantes así que se utiliza en baños de asiento para la inflamación, para aliviar dermatitis y la proliferación desmedida de microorganismos que forman parte de la flora vaginal (vaginosis).

Con bicarbonato de sodio

Esta sustancia tiene un pH alcalino por lo que se utiliza para reducir la acidez de la vagina y convertirla en un entorno inapropiado para el hongo Cándida Albicans.

Con barbatimón

El barbatimón ayuda a reducir los síntomas de candidiasis y verrugas genitales provocadas por el VPH. En ese caso, es indicado hacer un té con las cáscaras y las hojas de la planta. Este remedio es común en Brazil, pues es el sitio de origen de este árbol. Se cree que tiene propiedades cicatrizantes, antisépticas, antiinflamatorias y antibacterianas.

Con vinagre blanco

Los baños de asiento con vinagre blanco tienen un efecto antibacterial por lo que es un remedio efectivo para aliviar los molestos síntomas que provoca la candidiasis.

En lugar de baños de asiento con vinagre blanco también puede lavarse la zona afectada directamente, pero hay que tener en cuenta que el vinagre es muy ácido, así que siempre debe diluir en agua.

Baño especial para hemorroides

En el caso de los hemorroides los médicos recomiendan solo baños de asiento para la inflamación, es decir, con agua tibia para aliviar el dolor en los momentos en que la inflamación sea más aguda y genere más dolor, sin embargo, también pueden utilizarse algunos elementos naturales con propiedades antiinflamatorias, como la manzanilla.

Los baños de asiento son una medida de prevención, más que una verdadera cura. No es más eficaz que los tratamientos convencionales, como cremas vaginales o medicamentos orales, que aceleran la curación y reducen la tasa de reincidencias, pero son una terapia sencilla que puede ofrecer un gran alivio para la persona afectada.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.