Cómo hacer tu propio equipo de artes marciales

Escrito por Michael Cantrell

Aprender artes marciales es una manera estupenda de aprender disciplina, defensa personal y también de quemar grasa y ponerte en forma. Para aprender las disciplinas, movimientos y técnicas, necesitas algunos elementos que te ayudarán a practicar y perfeccionar lo que estás aprendiendo. Necesitarás un saco para practicar golpes como puñetazos, codazos y patadas, y un maniquí como presa de sumisión.

Toma un poco de espuma y forra el interior del bolso del ejército con ella. Corta un trozo redondo de espuma y colócalo en el fondo del bolso. Forrándolo previenes que le salgan bultos cuando lo llenes.

Echa una bolsa de arena de 10 libras dentro del bolso. Corta otro trozo redondo de goma y colócalo encima de la arena que pusiste en la bolsa.

Repite el proceso del paso 2 por lo menos tres veces más hasta que el bolso pese cerca de 50 libras.

Empieza envolviendo la parte inferior del bolso con cinta adhesiva y continúa hasta la parte superior. Esto añade apoyo al bolso, evita que se reviente y le da un poco más de amortiguación para tus manos.

Pon una cadena en la parte superior del bolso y cuélgalo en una viga resistente.

Toma una camiseta de deporte vieja y unos pantalones y usa cinta adhesiva para precintar los extremos de las mangas y las piernas de los pantalones. Utiliza suficiente cinta para asegurarte de que las aberturas quedan cerradas sin huecos, para poder rellenar el maniquí con el que vas a luchar.

Llena las piernas y la parte de la cintura de los pantalones con ropa vieja que ya no uses. También puedes meter toallas viejas y mantas y usarlas como relleno.

Rellena el cuerpo y los brazos de la camiseta con ropa vieja y tollas hasta que se llene.

Coloca la parte inferior de la camiseta sobre la parte superior de los pantalones y únelos con cinta adhesiva. Necesitarás unos tres o cuatro rollos de cinta para asegurarte de que las dos partes del cuerpo del muñeco queden selladas y no se separarán.

Separa la cabeza de una fregona vieja y cubre la cabeza con cinta adhesiva. Envuélvela en una camiseta vieja y cúbrela también con cinta.

Pega el extremo de la fregona a la parte del cuello de la camiseta del muñeco. Envuelve cinta alrededor de la camiseta y del "cuello" del muñeco para asegurarlo al cuerpo.