Cómo hacer tu propia mascarilla de carbón activado

Escrito por Heather Finch
Deshazte de las toxinas de tu piel.
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

El carbón activado es solamente carbón extremadamente quemado, pero es utilizado en los filtros de aire y las mascarillas de gas para purificar el aire y también es usado internamente para ayudar a la digestión y a absorber las toxinas en caso de un envenenamiento accidental. La naturaleza porosa del carbón activado también puede utilizarse como una mascarilla facial para limpiar la piel de toxinas, aclarar el acné y hacer que la piel se sienta más lisa y suave.

Muele las tabletas de carbón con un molinillo para café (limpia bien el molinillo antes y después) o coloca las tabletas entre dos hojas de papel y aplástalas con un rodillo u otro implemento.

Mezcla todos los ingredientes en un tazón y revuélvelos hasta que se disuelva la sal.

Enjuaga tu cara y cuello y sécate con ligeros toques. Aplica la mascarilla sobre tu cara y cuello con una capa delgada y uniforme. Déjala secar por 10 a 15 minutos.

Enjuaga bien tu cara con agua tibia. Puedes almacenar cualquier sobra de mascarilla en el refrigerador por hasta cinco días.

Consejo

El carbón activado puede comprarse en la mayoría de las tiendas de comida saludable y en algunas farmacias. Es vendido principalmente en forma de cápsula, pero también puedes encontrarlo en forma de polvo. Para una mascarilla más sencilla, simplemente mezcla partes iguales de carbón activado en polvo con tu mascarilla favorita (que no sea mascarilla para pelar). Utilízala una vez a la semana para mantener tu piel en óptimas condiciones.

Advertencias

Realiza una prueba antes de utilizar la mascarilla para ver si tienes alguna reacción alérgica. Descontinúa el uso si la mascarilla causa ardor doloroso, resecamiento excesivo o sarpullido. Utiliza solamente carbón activado de calidad medicinal. Evita el carbón activado con sorbitol.