Cómo hacer marcha rápida

Escrito por Contributor
Power Walking image by Klaus Eppele from Fotolia.com

La caminata aeróbica, también conocida como marcha rápida, es un cruce entre la caminata regular y el trote. Una forma extrema de esta actividad conocida como marcha atlética implica regulas rigurosas y requisitos durante eventos cronometrados. Los caminantes aeróbicos marchan a casi la misma velocidad en que la mayoría de las personas trotaría. Puedes aprender a hacerlo con una presentación de las técnicas, y un poco de práctica. Sigue estos pasos para comenzar.

Selecciona un par de zapatillas resistentes

Opta por las zapatillas para corren en lugar de las que son para caminar. Las de correr están diseñadas para el estrés del movimiento rápido que la marcha rápida ejerce.

Dobla cada zapatilla para ver dónde es más flexible. Las zapatillas que son más flexibles en el talón del pie son mejores para el movimiento de los caminantes aeróbicos y probablemente no causen escozor.

Compra el número correcto. Tus pies se hinchan durante el ejercicio, por lo que tus zapatillas deberían brindarles espacio para eso.

Elige zapatillas que sean chatas. El talón y los dedos deberían estar al mismo nivel. La marcha requiere un alto grado de flexibilidad de la zapatilla ya que tus pies ruedan en cada paso.

Usa calcetines sintéticos. Los investigadores de la Universidad de Missouri descubrieron que los de algodón son más propensos a generar ampollas.

Desarrolla una postura para la marcha rápida

Párate derecho, sin arquear tu espalda ni inclinarte hacia adelante. Mantener tu centro derecho ayudará a tus músculos a que trabajen juntos y aumenten tu velocidad de caminata.

Mira hacia adelante, no hacia abajo, y enfócate en un punto a 20 pies frente a ti.

Mantén tu cabeza erguida, con tu mentón paralelo al suelo, para evitar dolor en el cuello.

Relaja tus hombros.

Mantén tus músculos abdominales firmes.

Evita balancear tus caderas de lado a lado. Este tipo de movimiento es contraproductivo ya que disminuirá tu velocidad.

Mantén tus brazos bajo control

Dobla tus codos a unos 90 grados. Mantenlos cerca de tu cuerpo.

Permite que tus manos se relajen en una posición apenas curvada.

Balancea tus brazos hacia adelante, alternando con tus pasos. Tus manos no deberían cruzar tu pecho.

Rueda tus pies cuando caminas

Da un paso hacia adelante con un pie apoyando tu talón primero en el suelo.

Rueda tu pie hacia adelante y empújate con tus dedos.

Lleva tu otro pie hacia adelante a medida que te empujas con los dedos del pie que estaba adelante.

Da pasos cortos. Dar pasos muy largos es ineficiente. Disminuirá tu velocidad.

Consejo

Remplaza tus zapatillas de marcha rápida después de haberlas usado unas 500 millas (800 km).

Referencias