¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!
x

Cómo hacer la maniobra de Epley en casa

Escrito por Matias Cohen | Fecha actualizada September 06, 2018

¿Cuántas veces te ha pasado que al ponerte de pie de manera brusca, luego de estar acostado o sentado por un largo período de tiempo, sientes un fuerte mareo o sensación de vértigo? A este tipo de sensación se la llama vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB), el tipo más común de vértigo, y es causado, precisamente, por un cambio rápido en el movimiento de la cabeza, aunque puede estar revelando otros problemas.

Este tipo de vértigo tiene un período de acción muy breve: aparece únicamente al mover la cabeza en una posición determinada y desaparece al modificar esa postura. Por lo general, no suele durar más de un minuto, aunque es probable que inmediatamente después de finalizar la sensación de vértigo quedes con algo de inestabilidad en tu cuerpo, lo que sí puede prolongarse por más tiempo. Es en estos casos donde pueden suponerse causas como traumatismo craneoencefálico o alguna infección en el oído.

Se estima que entre un 2 y 3% de la población adulta puede padecer episodios de VPPB con frecuencia. Sin embargo, con el correr de los años este tipo de vértigo se vuelve más recurrente, ya que entre un 6 y 10% de los adultos mayores lo sufren.

El hecho de que sientas que todo a tu alrededor está en movimiento se debe a que, al realizar un movimiento brusco con la cabeza, hay partículas en el conducto semicircular del oído interno que no detienen su movimiento cuando la cabeza sí lo ha hecho, lo que genera una sensación de movimiento constante que entra en conflicto con la información que parte de nuestro cerebro que dice que estamos quietos.

Te puede interesar: ¿Cómo sacar agua del oído medio?

¿Qué es la maniobra de Epley?

Para evitar que este vértigo sea una molestia frecuente, existe una técnica de ejercicios llamada maniobra de reposicionamiento canalicular o maniobra de Epley, que consiste en realizar determinados movimientos con la cabeza y mediante la cual se "acomodan" estas partículas en el oído. Estos ejercicios pueden aliviar hasta el 80% de los casos de VPPB.

La red Cochrane de investigadores, profesionales, pacientes, cuidadores y personas interesadas en la salud señala que, si bien es un tratamiento simple, la maniobra de Epley debe ser realizada por un médico, fisioterapeuta u otro personal de la salud entrenado para este fin.

La maniobra de Epley tiene muchas ventajas: es altamente efectiva, es de fácil aplicación, es prácticamente inocua y evita innecesarios tratamientos farmacológicos que pueden tener consecuencias por sus interacciones con otros medicamentos o indeseables efectos secundarios.

Te puede interesar: ¿Cuáles son los mejores medicamentos para controlar los mareos?

¿Cómo se realiza la maniobra de Epley?

Esta técnica para deshacerse del VPPB consta de una serie de cuatro movimientos de la cabeza y el cuerpo, que van desde sentarse, hasta acostarse, rodar y nuevamente sentarse. Más detalladamente, la maniobra de Epley se realiza así:

  1. Primer movimiento. Debes estar sentado, con la cabeza rotada 45° hacia el lado afectado. Luego, el especialista te pedirá que te recuestes y apoyes la cabeza, que sigue rotada para ese lado, durante uno o dos minutos. 
  2. Segundo movimiento. A continuación, en posición recostado, gira la cabeza 90° hacia el otro lado y permanece así durante unos segundos. 
  3. Tercer movimiento. En esta posición, el especialista te dirá que gires tu cuerpo hacia el lado donde tienes inclinada la cabeza hasta colocar la línea de tus hombros vertical a la camilla. Luego, deberás girar la cabeza de forma que quede mirando hacia el suelo. Mantén esa posición por dos minutos.
  4. Cuarto movimiento. Por último, siéntate lentamente. Una vez sentado, el médico o fisioterapeuta te flexionará suavemente la cabeza hacia adelante durante no más de 30 segundos.

Luego de realizar este tratamiento, es probable que el médico te recomiende que durante el resto del día y la noche mantengas la cabeza en una posición donde el oído afectado no esté por debajo de los hombros. Es decir, que no debes estar acostado sobre ese lado, tampoco realizar ninguna actividad que te obligue a agacharte o hacer algún esfuerzo. Para dormir, puedes colocar varias almohadas debajo de tu cabeza, de manera que quede más elevada que el nivel de los hombros.

Realiza esta rutina durante dos o tres días posteriores a haber hecho el tratamiento con la maniobra de Epley.

Te puede interesar: ¿Cuáles son las causas de los espasmos musculares en el estómago?

¿Por qué es importante que lo realice un especialista?

Si bien la maniobra de Epley es un tratamiento sumamente sencillo y de fácil implementación, es indispensable que lo ejecute un profesional, debido a que los síntomas del VPPB pueden jugarte una mala pasada.

De hecho, durante el procedimiento, puedes llegar a experimentar sensaciones de vértigo intenso, náuseas y, en ocasiones, vómitos. Esto ocurre porque los residuos se desplazan hacia el vértice del conducto del oído durante los movimientos. Incluso, en algunos de los movimientos es posible que necesites aferrarte del especialista para llegar a la posición indicada. Por esta razón, es de vital importancia que estés asesorado y manejado por una persona idónea.

No obstante, es muy probable que el especialista te indique la realización de algunos ejercicios simples para realizar en tu casa durante los próximos días.

En la mayoría de las veces, la maniobra de Epley pondrá fin al VPPB. En ocasiones, el vértigo puede regresar luego de unas cuantas semanas, para lo cual será necesario repetir el tratamiento. En el caso de que los vértigos continúen, deberás volver a realizar una consulta con tu médico.

Te puede interesar: ¿Qué clases de anteojos se pueden usar para trabajar con una computadora?

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.