Cómo hacer barras de proteínas con nueces, cereales y chocolate

Escrito por Maryelser Kinmore

Las barras de proteínas sirven como reemplazos para las comidas cuando se quiere perder peso o como refrigerio entre comidas. Las barras de proteínas caseras son fáciles de hacer y son menos costosas que las variedades que se venden en las tiendas. Añade frutas, nueces, cereales, chocolate y mantequilla de maní a la masa. Báñalas en chocolate derretido para probar un alimento delicioso, natural y nutritivo.

Barras de proteínas caseras

Pica las almendras, los cacahuates, los anacardos o cualquier nuez que prefieras.

Cubre una bandeja para hornear de 8 x 8 o 9 x 9 pulgadas (20 x 20 o 22 x 22 cm) con papel de pergamino y rocíalo con rocío vegetal para evitar que las barras se peguen.

Combina leche en polvo, avenas y polvo de proteínas en un recipiente.

Agrega mantequilla de maní, nueces picadas y chispas de chocolate y revuelve (la mezcla se verá frágil). Usa mantequilla de maní crujiente para una textura y proteínas extra y añade frutas secas como pasas de uvas o arándanos.

Vierte 1/2 taza de agua y el extracto de vainilla en la mezcla y revuelve hasta lograr una masa pegajosa. Coloca la masa de la barra de proteína en la bandeja para hornear preparada, alisa y presiona con una cuchara.

Cubre la bandeja con un envoltorio de plástico o papel de aluminio y colócala en el refrigerador durante 3 a 4 horas para que las barras tomen consistencia. Corta las barras en cuadrados y ponlas en el congelador por 1 hora para resultados más rápidos.

Envuelve cada barra en una envoltura de plástico; las barras de proteína pueden guardarse en el refrigerador por hasta 2 semanas.

Consejo

Pueden agregarse semillas de sésamo o de lino a la masa de la barra de proteínas.