¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

¿Cómo funciona un expectorante?

Escrito por Estefanía Mac | Fecha actualizada September 28, 2018

Hay muchas infecciones y enfermedades respiratorias que se caracterizan por la acumulación de mucosidad y tos.

Algunas de estas incluyen desde resfriados y bronquitis hasta otros más complicados, como neumonía.

Estas enfermedades suelen tratarse tomando un antitusígeno o medicamento contra la tos, que ayuda a suprimir los impulsos de la tos. Sin embargo, aunque son muy eficaces, su mayor efecto se produce cuando la tos es seca.

Lee también: Remedios para la tos seca en niños

En caso de una tos con mucosidad, el medicamento más adecuado es un expectorante, que tiene el efecto de promover una mayor fluidez del moco, para facilitar la respiración y su mejor expulsión fuera del cuerpo.

El propósito de un expectorante es adelgazar o deshacer las secreciones de los pulmones, o flemas, que causan congestión en estos, en los bronquios y la faringe.

La mayoría de jarabes expectorantes tienen como ingredientes activos la guaifenesina, algún tipo de yoduro o el suero hipertónico, sustancias cuyo efecto es aumentar la secreción de agua en las glándulas de las submucosas, las glándulas salivares y las glándulas de la mucosa nasal.

Por su parte, los antitusivos o antitusígenos, lo que hacen es adormecer los nervios que provocan el deseo de toser cuando la mucosidad pasa por ciertas zonas de las bronquios y faringe.

Los antitusivos se dividen en no narcóticos, de venta libre, y narcóticos, que solo se venden bajo receta médica.

El dextrometorfano es el antitusivo no narcótico más común y la codeína y la hidrocodona son los narcóticos más populares.

Vamos a repasar la forma en que actúan los expectorantes en el cuerpo.

Reducción de la mucosidad

Generalmente lo que sucede con una afección respiratoria es que las vias que conectan los pulmones con la faringe y nariz se llenan de mucosidad, bloqueando parcialmente el paso del aire.

Esto provoca sibilancias, tos y respiración comprometida. Una de las funciones de los medicamentos expectorantes es adelgazar esta mucosidad, facilitando la expectoración sin provocar sensaciones de irritación en las mucosas del aparato respiratorio.

Por ejemplo, en una persona enferma de neumonía los pulmones se llenan de mocoy puede haber congestión. Los expectorantes pueden utilizarse para aliviar esta congestión de manera muy efectiva y reducir la sensación de inflamación y dolor en los bronquios del enfermo.

Relajación de los tejidos pulmonares

Otra manera en que funcionan los expectorantes es relajando el tejido respiratorio en los pulmones y en los bronquios. Esto ayuda tanto a adelgazar o hacer más fluido el moco, como también a calmar la tos y aliviar la congestión.

Los expectorantes relajantes contienen una sustancia llamada mucílago que se deriva de las plantas. Algunos expectorantes que tienen mucílago son la corteza de cerezo silvestre, el jengibre, el musgo de Islandia y el gordolobo.

Expectorantes directos

Los expectorantes directos también se utilizan para disolver la tos. En este caso se trata de expectorantes que son inhalados en forma de vapor.

Muchos de los componentes de estos expectorantes provienen de hierbas naturales y poseen también propiedades antisépticas. Algunos ejemplos de estos son el eucalipto, anís, tomillo y ajo.

También se pueden usar en forma tópica y con masajes sobre el pecho.

Te recomendamos: ¿Cómo tratar la tos y la bronquitis con remedios naturales?

Cuando utilices un expectorante, es muy importante que te mantengas hidratado, ya que esto ayudará al cuerpo a destinar mayor cantidad de agua a los pulmones para facilitar el flujo de moco fuera del cuerpo.

No se recomienda usar antitusígenos o antihistamínicos en los casos de tos, pues lo que hacen es secar la flema. De hecho, los médicos hoy en día recomiendan usar un humidificador o vaporizador para aumentar la fluidez del moco pulmonar y ayudar a expulsar las secreciones.

Esto en parte obedece a que la flema en sí tiene una función, que es atrapar y transportar fuera del cuerpo las bacterias, polvo o agentes que puedan estar irritando la mucosa pulmonar, por lo que expulsarla fuera del cuerpo ayudará mucho a acortar el tiempo que durará el malestar respiratorio.

Muchas frutas y verduras, como es el caso del limón y la manzana, favorecen la expectoración natural.

Igualmente, se pueden usar infusiones o vaporizaciones de diversas plantas medicinales, como el hinojo, la mejorana, la malva, el tomillo y el boldo.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.