Cómo expulsar las flemas de los pulmones

Escrito por Frank Dioso
George Doyle/Stockbyte/Getty Images

La flema es una mucosidad espesa, pegajosa y seca que se produce en los pulmones. Hay muchas enfermedades que pueden producir flemas. Las personas diagnosticadas de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), asma o bronquitis tienen más flemas de lo habitual. Es importante eliminar las flemas de los pulmones dado que, si se acumula en las vías respiratorias, estas se pueden obstruir, provocando dificultades respiratorias. Asimismo, las flemas pueden infectarse. Puedes eliminar las flemas de tus pulmones de manera efectiva mediante el uso del método de la tos controlada.

Siéntate en una silla cómoda, acomódate con la espalda recta e inclina levemente la cabeza. Coloca las manos en tu regazo y respira normalmente durante 30 segundos.

Inclina la cabeza lentamente hacia atrás e inspira, lenta y profundamente, por la nariz. Mantén la respiración durante cuatro segundos mientras mantienes la cabeza ligeramente inclinada hacia atrás.

Inclínate y tose una vez para movilizar las flemas. Tose de nuevo para llevar las flemas a la garganta. De manera leve, tose varias veces y evita expectorar profundamente. Intenta no inspirar entre la primera y la segunda tos. Si te hace falta, inspira lenta y no muy profundamente.

Aguarda durante tres segundos e inspira despacio evitando hacerlo bruscamente, dado que esto puede producir que las flemas vuelvan a sus vías respiratorias, provocándote tos nuevamente.

Relájate durante unos segundos. Repite tres veces desde el paso 1 hasta el 4, o hasta que tus vías respiratorias se hayan limpiado de flemas.

Referencias