Cómo evitar que los raspones dejen cicatrices

Escrito por Kimbry Parker
mantén tu piel libre de cicatrices cuidando los raspones apropiadamente
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Así que tienes un feo raspón en la cara. ¿Para eso sirven los disimuladores? Bueno, antes de que lo cubras, debes asegurate de manejarlo apropiadamente para que un raspón temporario no se convierta en una cicatriz permanente. Cuida a tu raspón con ternura durante el proceso de cicatrización para que puedas mantener una piel perfecta sin usar el disimulador. Muy pronto el raspón será historia, y no te habrá dejado ninguna cicatriz.

Limpia el raspón inmediatamente después de que se haya producido. Límpialo con un paño y agua fresca, entonces lava la parte circundante con un jabón suave y agua fresca. No uses agua oxigenada, alcohol, vitamina E o tintura de iodo. los productos mencionados pueden retrasar el proceso de cicatrización y producir una cicatriz.

Mantén el raspón cubierto. ¿Recuerdas cuando eras pequeña y una venda hacía que todo mejorara? Bueno, si cubres tu raspón con una venda realmente no te hará sentir mejor, pero ayudará al proceso de ciacatrización. No sólo no permite que lo toque la suciedad, la bacteria y otros irritantes, sino que mantiene la herida humectada lo que acelera el proceso de sanación. Ponle al raspón un poco de pomada antibiótica, y arriba una venda. Hazlo hasta tanto veas que empieza a crecer la nueva piel sobre el área del raspón y cambia la venda diariamente.

¡No te toques, por favor! Una vez que se forme una costra en el raspón, es tentador empezar a sacarla. Después de todo, cuanto antes desaparezca, más rápido tu cara estará bien nuevamente, pero, ¡no lo hagas, chica! Una costra es la forma que tiene tu cuerpo para decir que está sanando y quitarla es una forma segura de hacer que te quede una cicatriz.

Dile no al sol, por lo menos hasta que el raspón haya desaparecido. Los rayos UV pueden retrasar el proceso de cicatrización y decolorar la piel de la zona, dejando una cicatriz. Así que si planeas ponerte al sol, ponte un protector solar de 15 SPF o más alto y mantén cubierto el raspón.

Dale un masaje a tu raspón cuando veas que empieza a crecer la nueva piel. Los masajes te ayudarán a hacer correr el colágeno reduciendo de este modo la posibilidad de una cicatriz. Toma un poco de loción humectante y masajea unas gotas sobre la zona usando movimientos circulares. hazlo por 30 segundos, tres veces por día.