Cómo evitar irritaciones de la piel después de rasurar la ingle

Escrito por Jaimie Zinski
Usa una afeitadora nueva desechable cada vez que te rasures la ingle.
Polka Dot Images/Polka Dot/Getty Images

Rasurarse la zona de la ingle comenzó en la antigua Grecia y en Egipto donde las mujeres de la noche lo hacían por motivos higiénicos y como un símbolo de su profesión, según la Palo Alto Medical Foundation. Hoy día, las mujeres recortan su línea de bikini preparándose para la temporada del traje de baño porque se considera que es más atractivo e higiénico. Lamentablemente, las malas técnicas de rasurado dejan atrás protuberancias pequeñas rojas, antiestéticas que aparecen por distintas razones, incluyendo afeitadoras sin afilar. Prepara tu ingle de la manera correcta para evitar el ardor y la incomodidad de ese tipo de depilación.

Coloca una toalla húmeda y caliente sobre tu ingle y déjala allí durante tres a cinco minutos. La humedad caliente suaviza tu piel, reduciendo la posibilidad de sentir ardor después de rasurarte.

Aplica una capa delgada de crema de afeitar sin perfume en el área. No te pongas demasiada crema. Deja que se asiente al igual que tu piel durante tres a cinco minutos.

Rasura tu ingle en la dirección del crecimiento del vello, que generalmente es hacia arriba. Usa una afeitadora nueva y afilada y enjuaga la cuchilla despues de cada pasada.

Continúa rasurando la zona, aplicando crema de afeitar cuando sea necesario, hasta que estés satisfecha con el resultado. Enjuaga bien la ingle con agua tibia.

Seca la zona con golpecitos con una toalla suave. Aplica una loción para después de afeitarse sin fragancia, gel de aloe vera o aceite para bebés sin perfume. Evita usar productos perfumados para evitar la irritación de la piel.

Consejo

Espera por lo menos 30 minutos después de despertarte para rasurarte la ingle. Según la Palo Alto Medication Foundation, se acumula líquido debajo de la piel cuando dormimos, haciendo que se hinche. Si esperas, la hinchazón se irá y te permitirá rasurarte mejor.