Cómo evitar calambres de pie mientras duermes

Escrito por María Lorena Peralta
Evita los calambres en los pies mientras duermes.
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Un calambre o espasmo muscular es una contracción involuntaria de un grupo de músculos que se endurecen o abultan y pueden provocar una contractura en los músculos. Los calambres son muy molestos y dolorosos pero suelen desaparecer con la realización de ejercicios adecuados y reposo. Si sufres de espasmos musculares en los pies mientras duermes, a continuación aprenderás de qué manera evitarlos.

Instrucciones

Bebe abundante agua durante el día.
Jupiterimages/Pixland/Getty Images

Asegúrate de beber tres litros de agua por día para que tu cuerpo esté debidamente hidratado. Trata de ingerir poco café y evita bebidas que contengan alcohol o cafeína. La ingesta de este tipo de líquidos puede hacer que te deshidrates, pierdas potasio y te den calambres en las noches.

Realiza una dieta sana.
Jupiterimages/Creatas/Getty Images

Realiza una dieta sana y bien balanceada. Incorpora a tus comidas habituales leche, yogures, frutas, verduras, cereales y todos los alimentos ricos en potasio, magnesio y calcio.

Camina para estirar los músculos.
Comstock Images/Comstock/Getty Images

Antes de acostarte realiza una caminata de 30 minutos para acondicionar y estirar correctamente los músculos. Si haces este tipo de ejercicio habitualmente, reducirás en gran medida el riesgo de sufrir calambres nocturnos.

Ejercita tus piernas.
Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Estira los músculos de las piernas antes de irte a dormir. Párate a 30 centímetros frente a la pared, apoya tus manos sobre ella y comienza a inclinar tu cuerpo hasta que tu pecho toque el dorso de tus manos. Asegúrate de que las plantas de tus pies queden completamente apoyadas en el piso. Realiza este ejercicio todas las noches durante dos minutos.

Afloja las sábanas al pie de la cama.
NA/AbleStock.com/Getty Images

Debes dormir en una posición cómoda. Afloja las sábanas al pie de la cama para que tus piernas no queden demasiado presionadas y puedan descansar correctamente. Si no lo haces, es muy probable que sufras un espasmo muscular en los pies durante la noche.