Cómo esterilizar utensilios

Escrito por Nikki Jardin
Esterilizar utensilios es necesario para manejar de manera segura la comida.
Photos.com/Photos.com/Getty Images

Esterilizar utensilios es necesario para manejar de manera segura la comida. Esto es particularmente cierto cuando estás usando cuchillos y otros utensilio cuando preparas carnes crudas y vegetales. Evitar la contaminación mientras estás cocinando y sirviendo comida es una de las mejores herramientas que tiens para prevenir enfermedades transmitidas por alimentos. Dos métodos de esterilización pueden ser usados cuando no hay líquido lavatrastes o desinfectante comercial.

Método de hervir

Usa una olla o sartén para salsa que sea lo suficientemente grande para que quepan los utensilios que necesitas esterilizar. Llena la olla o sartén con suficiente agua para cubrir los utensilios, que agregarás en el paso dos. Coloca la tapa en la olla y calienta el agua hasta que hierva.

Con cuidado coloca los utensilios en el agua hirviendo, cubre la olla y continúa hirviendo por cinco minutos. Ten cuidado de no dejar que el agua hierva mucho y se evapore; agrega más agua de ser necesario.

Apaga el fuego después de cinco minutos y quita la tapa, usando almohadillas de calor. Ten cuidado con el vapor que se libera.

Permite que el agua deje de hervir y con cuidado quita los utensilios del agua. Puedes usar unas tenazas para eso, o drenar el agua en la coladera y usar agua fría para enfriar los utensilios.

Coloca los utensilios en una rejilla de secado. Si necesitas los utensilios en el momento, sécalos con toallas de papel o una toalla de secado, y asegúrate de lavarte las manos antes de tocarlos.

Método de tres pasos

Llena los recipientes hondos con agua tibia. Usa un detergente para trastes suave en el primer recipiente, agua en el segundo y una solución de cloro en el tercero. La solución de cloro consiste en una cucharada de cloro por galón de agua (3,7 litros).

Coloca los utensilios en el primer recipiente hondo de agua con jabón tibia y lávalos bien.

Enjuaga bien los utensilios en el segundo recipiente hondo con agua limpia, quitando tanto jabón como puedas.

Desinféctalos colocándolos en el tercer recipiente y dejando que se remojen al menos durante dos minutos.

Coloca los utensilios en una rejilla de secado o sécalos a mano, asegurándote de usar paño o toallas de papel limpias.