Cómo esterilizar los biberones a la manera antigua

Escrito por Nate Combs
Creatas/Creatas/Getty Images

Pueden haber varios gastos inesperados que vienen junto con el cuidado de un bebé y para muchos, incluso las formas más sencillas de ahorrar dinero son siempre bienvenidas. Una manera de ahorrar dinero es reutilizando los biberones durante la infancia de los niños. Sin embargo, ya que los bebés son propensos a las enfermedades, los biberones deben estar debidamente esterilizados. Si bien existe un método moderno muy popular para la esterilización de biberones que implica el uso de un horno de microondas para el proceso de esterilización, existe también otra forma, que ha sido utilizada desde los días antiguos para esterilizar biberones. Este método pasado de moda es la esterilización del biberón hirviéndolo.

Llena la olla con suficiente agua para que el biberón pueda sumergirse completamente. Si cualquier parte queda fuera, el proceso de esterilización no tendrá ningún efecto en esa parte del biberón.

Coloca la olla sobre la fuente de calor. La fuente de calor más común y obvia sería la hornilla de la casa. Sin embargo, si no tienes una estufa o te encuentras en un lugar donde no tienes acceso a una, como un campamento, la mayoría de las parrillas eléctricas también pueden hervir agua en una olla de metal.

Sumerge el biberón, le tetina y cualquier otro componente del biberón por separado en el agua hirviendo, utilizando tenazas o guantes. Si no tienes pinzas o guantes, puedes poner los materiales en el agua antes de calentarla, pero correrás el riesgo de acortar la vida útil de las partes del biberón, especialmente la tetina.

Deja la botella y sus componentes sumergidos durante cinco minutos y luego con cuidado, quítalos con las manos limpias para que se sequen al aire sobre una toalla. Si necesitas utilizar el biberón de inmediato, puedes usar una toalla limpia para secar el frasco.

Lava la botella con agua y detergente una vez que esté esterilizada, si deseas maximizar la limpieza. A menudo, los padres pasan directamente a este paso, pero el lavado del biberón por sí solo no puede esterilizar, ya que los gérmenes a menudo persisten y otros son difíciles de alcanzar en áreas que requieren exposición prolongada al calor, con el fin de eliminarlos por completo.

Consejo

Este proceso también se puede utilizar para la esterilización de otros artículos para bebés. Puedes esterilizar cucharas, tenedores, vasos, tapas y copas. También funciona en caso que desees esterilizar otros elementos que no están relacionados con los bebés. Debes lavar el biberón antes de comenzar el proceso de esterilización, en caso que no se haya lavado después de su anterior uso.

Advertencias

Si usas agua de pozo, agua de océano o agua de una fuente desconocida, se debe repetir el proceso de esterilización.