Cómo escribir metas y objetivos medibles

Escrito por Contributor
happy girl jumping into the sky image by Gleb Semenjuk from Fotolia.com

Una meta medible es algo que puedes medir para ver si estás más cerca de tu meta o más lejos. Por ejemplo, una meta u objetivo medible puede ser perder 10 libras (4,5 kilos) para el final del mes. Una vez a la semana, puedes subirte a la báscula, pesarte y ver semana a semana, o día a día, cómo progresas. Un ejemplo de una meta que no es medible es que serás feliz en un mes. La felicidad viene y va y cambia todo el tiempo, por lo que sería imposible medir el progreso. Aprende cómo escribir metas y objetivos medibles para mejorar tu vida o una situación.

Escribe metas a corto plazo por tres meses. Por ejemplo, tu meta puede ser perder peso. Por ejemplo, si la fecha en la que escribes tu meta es el 1 de agosto, tu meta sería: "Perderé 24 libras (11 kilos) para el 1 de noviembre".

Escribe un plan de acción enlistando tres cosas para ayudarte a alcanzar tu meta. Estas cosas deben ser activas y no vagas en la descripción. Por ejemplo, estas son tres cosas que puedes usar para tu meta de perder peso: (1) No voy a comer más de 1.200 calorías por día. (2) Caminaré a paso rápido por una hora cada día. (3) Comeré frutas y verduras en vez de galletas y dulces como bocadillos.

Mide tu progreso hacia tu meta todas las semanas. En el ejemplo, esto incluiría hacer un seguimiento de tu pérdida de peso y de cómo te va con las cosas que estableciste para lograrlo. Si en cualquier momento sientes que estas cosas no te están ayudando a alcanzar tu meta, cámbialas hasta que encuentres algo que funcione para ti.

Consejo

Asegúrate de que tienes algo tangible que puedes contar o pesar al escribir una meta medible.