Cómo escoger la bola de boliche correcta

Escrito por Andrew Smith
Selecciona la bola adecuada para evitar lesiones y mejorar tu puntaje en boliche.
Thinkstock/Stockbyte/Getty Images

Mucha gente se esfuerza demasiado al jugar boliche. Sin embargo, puede que tus problemas no se deban a la falta de talento sino a la bola. Algunos jugadores aficionados utilizan una bola que es o muy pesada o muy ligera. Usar la bola equivocada dificultará tu juego y podría causar una lesión en tu hombro, brazo o muñeca.

Determina qué tipo de jugador eres. Puedes lanzar la bola en línea recta o con curva. Una persona que lanza en línea recta puede usar una estándar. Aquella que lanza con curva, sin embargo, necesita una bola con agarre en los agujeros para los dedos. Esto le dará más efecto.

Escoge el peso adecuado de la bola. La mayoría de los profesionales o expertos te dirán que debe pesar el 10 por ciento del peso de tu cuerpo. En otras palabras, una persona que pese 150 libras (68 kg), usará una bola de 15 libras (6,8 kg). La única manera de saber qué peso es adecuado para ti es practicar con diferentes bolas. Si te resulta incómodo lanzar la bola o experimentas dolor cuando lo haces, es que es muy pesada. Ser capaz de tirar la bola a través del carril con facilidad es signo de que estás usando una muy liviana.

Revisa detenidamente los agujeros de la bola y asegúrate de que se adapten bien a tus dedos. Deben estar ajustados en los hoyos. Sin embargo, debería quedar lugar para que la bola se escurra de tus dedos cómodamente. Si tienes que apretar tus dedos o sujetarlos a la bola, los agujeros son muy grandes. Sentir dolor es una señal de que los hoyos son muy pequeños para ti.

Observa la bola detenidamente para encontrar marcas. Con el tiempo, una bola de boliche se astillará, se rayará o se dañará de alguna manera. Estas pequeñas imperfecciones pueden desviarla. Como se usan frecuentemente, no encontrarás una bola perfecta en un lugar público. Al jugar boliche con tus amigos por diversión, usa la mejor que puedas emplear.

Selecciona un par de bolas diferentes y practica con cada una de ellas. Por ejemplo, si determinas que usarás una de 15 libras (6,8 kg), juega también con una de 14 (6,3 kg) y otra de 16 (7,3 kg) durante las sesiones de práctica. Es posible que puedas controlar mejor una de ellas que la de 15 libras.