Cómo escoger el rojo perfecto para tu cabello

Escrito por Holli Ronquillo
Choosing the right shade of red is imperative.

Desde un canela hasta un castaño furioso, ¡los rojos pueden lucir calientes! Es importante que escojas un tono de rojo que quede bien con tu estilo y color de piel.

Mira la piel de tu cara y de tus manos. Quienes tengan tonos fríos de piel tendrán matices rosados, oliva, amarronados o azulados. Por el contrario, quienes tengan tonos cálidos de piel, tendrán matices que pueden ser anaranjados, dorados, amarillentos o amarronados y dorados.

Fíjate el color de tus ojos. Los que tienen tez fría suelen tener ojos grises, azules, negros o marrones oscuros. Si tienes ojos verdes, color avellana o marrones claros, probablemente seas de tez cálida.

Ahora que conoces si tu piel es fría o cálida, estás lista para escoger el color para teñir tu cabello.

Las pieles frías deben inclinarse por las tonalidades intensas. Puedes escoger tonos más salvajes como un rojo brillante o un borgoña.

Las pieles frías deben evitar las tonalidades "cálidas", como el bronce o los rojizos con bases doradas o amarillas. Estos pueden distorsionar el color de tu piel haciendo que luzcas amarillenta.

Decide si quieres un rojo "natural" o algo un poco más divertido. Alguno de los intensos, como el borgoña, quizás no luzca natural, ¡pero puede quedar grandioso!

Las pieles cálidas lucen mejor con tonalidades cálidas de rojo. Intenta con un castaño vigoroso, un caoba o los rojizos con base dorada.

Las pieles cálidas deben evitar los rojos brillantes, ya que pueden lavar tu color. Inclínate por los rojos vigorosos.

Decide si quieres un rojo "natural" o algo un poco más divertido. Si quieres que tu rojo se vea natural, inclínate por los rojos con base anaranjada.

Consejo

Si decides que un profesional te tiña, muéstrale una foto con el color. ¡No creas que saben cuál es un cobre o un caoba!

Advertencias

Los rojos son los tonos que se lavan más rápido que cualquier otro color. Utiliza champús especiales para que te ayuden a mantener el color por más tiempo.