Cómo entrenarte para escalar el Everest

Escrito por eHow Contributor
Debes entrenarte para poder escalar el Everest.
Everest from Gokyo Ri image by bewi from Fotolia.com

Cómo entrenarse para escalar el Everest. Los escaladores han soñado con el Monte Everest desde que George Everest registró su elevación en el año 1841. Conocido como Sagarmatha en Nepal y Chomolungma en Tibet, escalar el Monte Everest será siempre uno de los desafíos más grandes que exista en la fase de la tierra. Compañías de montañismo y escaladas pueden facilitar tu camino para escalar la montaña más alta del mundo.

Comprométete con el entrenamiento físico

Comienza tu régimen de entrenamiento con al menos un año de anterioridad. Asegúrate de que tu entrenamiento de fuerza comience lo suficientemente temprano en el año para desarrollar músculos de manera gradual.

Haz aerobic (bicicleta, correr, subir y bajar escaleras, nadar), anaerobic (tenis, esprintar, entrenamiento con pesas) y ejercicios para entrenar tu fuerza (sentadillas, flexiones, flexiones de pecho, remo).

Incrementa la duración del trabajo de aerobic a lo largo del año. Comienza con 30 minutos de ejercicio aeróbico todos los días e incrementa este tiempo en intervalos regulares hasta que estés haciendo ejercicios aeróbicos por una hora o más todos los días al final del año.

Escala montes empinados o pequeñas montañas con una mochila que lleve agua para agregar peso. Un buen objetivo es el de ascender por 2 o 3 horas llevando de 55 a 60 libras ( 24 a 27 kilos). El peso del agua puede vaciarse para el descenso o para tener menor presión en las rodillas.

Realiza cualquier ejercicio aeróbico en el terreno de montaña. El renombrado montañista Ed Viesturs recomienda correr por una hora en los montes todos los días por cuatro días, luego tomarse un día de descanso.

Sube de peso. Las demandas físicas del Everest además del hecho de estar en altitudes altísimas puede causarte que pierdas hasta el 20 por ciento de tu peso corporal.

Planea y ejecuta una escalada de preparación en otra montaña grande (por ejemplo, el Monte Kilimanjaro o Mont Blanc) donde las altitudes son extremadamente altas.

Prepárate para las demandas no físicas

Inscríbite en un curso de montañismo para aprender técnicas para escalar en nieve y en hielo. La escalada en hielo y la caminata en nieve y hielo requiere de un conocimiento especializado.

Viaja al Tibet o Nepal antes de tu escalada al Everest. Puedes aclimatarte en cualquier región, pero el TIbet es mayor en altitud y tiene un número de otras escaladas que puedes hacer en el área Lhasa antes de proceder a la del Everest.

Prepárate mentalmente. Examina los comentarios acerca de las expediciones al Everest y conviértete en alguien con la mayor cantidad de conocimientos que puedas acerca de las condiciones. En la montaña, sentirás mucha aclimatación al tiempo muerto, y debes acostumbrarte a sentir mentalmente inconsciente por causa de bajos niveles de oxígeno.

Organiza tu agenda y finanzas. Escalar el Everest es un proyecto masivo y un gran gasto. Tu periodo de entrenamiento físico también será exigente en relación a tus tiempos y recursos.

Conoce que es lo que debes llevar. Si vas a ir con Sherpas, ellos pueden brindarte algún equipamiento, por lo tanto determina bien con anterioridad qué equipos serán o no necesarios para la escalada.

Consejo

Obtén tu equipo con anterioridad para que puedas entrenar con los que vas a llevar al Everest, especialmente tus botas. Tómate un día por semana para descansar del entrenamiento físico y deja que tu cuerpo se recupere. Siempre estírate después de hacer ejercicios. Cuando estás bajo un régimen estricto de entrenamiento, no puedes permitirte no entrenar el día siguiente. Asegúrate de que tener un buen seguro de salud y accidente con anterioridad. No solo puedes lastimarte en el Everest sino que tus niveles de actividad elevados durante el entrenamiento también pueden elevar las posibilidades de que te lastimes, por lo tanto debes estar preparado. Habla con alguien que ya haya escalado el Everest para escuchar la realidad de otra experiencia de un escalador.

Advertencias

La primera escalada del Everest fue en 1953, un logro precedido por la muerte de 13 escaladores durante 31 años de intentos. Mientras más de un centenar de personas hacen cumbre anualmente, aún así hay muertes cada año. Si te sientes extremadamente angustiado o amenazado por cualquiera de tus escaladas de preparación más pequeña, considera seriamente dar marcha atrás a tus planes de escalar el Everest. La escalada inepta o con falta de las habilidades necesarias para las condiciones de nieve o hielo es un peligro serio y hasta fatal en el Everest.