Cómo endurecer las puntas de tus dedos para tocar la guitarra

Escrito por Jessica Davis
Los niños pueden encontrar el aprendizaje de guitarra difícil a causa del dolor en las yemas de los dedos.
Jupiterimages/Creatas/Getty Images

Uno de los aspectos más difíciles de aprender a tocar la guitarra es el dolor que se genera en las yemas de los dedos. Cuando los guitarristas comienzan a practicar las notas en el diapasón, las yemas de sus dedos se vuelven ásperas, y con el tiempo se desarrollan callos, es decir que el proceso puede ser problemático. Para algunas personas es difícil soportar el dolor y pueden desistir en su aprendizaje. Pero, una vez que el dolor se ha ido, aprender a tocar la guitarra puede ser una experiencia gratificante. Para acelerar el proceso, puedes implementar algunas técnicas simples para fortalecer tus dedos doloridos.

Toca acordes y notas al día durante al menos 15 minutos. Es mejor tocar por períodos cortos de tiempo antes de que los callos se hayan formado. Escucha a tu cuerpo; si el dolor se vuelve insoportable, vuelve a intentarlo al día siguiente.

Usa la uña del pulgar para presionar las punta de tus dedos, cuando no estés tocando. Frota varias veces para ayudar a la formación de callos.

Usa cuerdas de calibre liviano, mediano o de seda de metal que no cortarán tus dedos tanto como las cuerdas más gruesas.

Utiliza guantes cuando laves los platos o limpies con productos químicos, que puedan deshacer la formación de callos.

Consejo

Si tus dedos se agrietan o sangran, colócate un vendaje líquido, que puedes encontrar en las farmacias.

La vaselina puede calmar los dedos doloridos durante la noche, sólo asegúrate de lavarte las manos antes de tocar.