Cómo eliminar la picazón constante en la garganta

Escrito por Meadow Milano
Una picazón constante en la garganta puede provocar tos constante.
Jupiterimages/Pixland/Getty Images

Una picazón constante en la garganta puede provocar tos continua, lo cual no es sólo una molestia, sino que también puede ser embarazoso. Toser de forma constante en un intento de eliminar el cosquilleo puede causarte dificultad para hablar. Además, la picazón puede deberse a alergias, aire seco, goteo posnasal o a una infección respiratoria. Aunque rara vez es algo serio, cuando es persistente, puede afectar tus actividades diarias.

Toma té con miel. Cuando tienes una picazón constante, tomar té con miel calentará y aliviará tu garganta. El té proporciona humedad a los tejidos secos, y la miel la lubricación que eliminará el cosquilleo.

Consume grandes cantidades de agua. Tomar agua mantiene tu garganta lubricada y puede detener el avance de la picazón culpable de la tos. Al sorber agua durante el día disminuyes el riesgo de padecer un ataque de tos.

Utiliza un vaporizador. Úsalo durante la noche para humedecer el aire y evitar que los tejidos de tu garganta se sequen y provoquen una picazón constante. Asegúrate de limpiar el vaporizador de forma regular, debido a que pueden crecer bacterias en el aparato, provocando una infección si se las inhala.

Mastica un caramelo duro. Al disolverlo en tu boca, mantienes la garganta lubricada, aliviando la picazón y la tos. Si estos síntomas permanecen, saca el caramelo de tu boca, ya que podrías tragarlo y ahogarte.

Toma una medicina para la tos. Si la picazón es persistente y se debe a un resfrío, toma un supresor para la tos de venta libre. Este medicamento detendrá la picazón y aliviará la tos. Asegúrate de tomar la medicación como sea indicado y consulta con tu médico si estás tomando otros medicamentos, ya que la combinación puede generar reacciones adversas.

Consejo

No fumes. El cigarrillo irrita los tejidos de la garganta, seca las membranas mucosas y exacerba la picazón constante.

Advertencias

Si no se alivia la picazón en tu garganta o si te provoca arcadas, ahogos o vómitos debido a la tos fuerte, consulta con tu médico. Esto puede señalar una afección como goteo posnasal, reacción alérgica, enfermedad de reflujo gastroesofágico o infección, que deberá ser tratada.

Referencias