Cómo eliminar la acumulación de moco en la garganta

Escrito por Cheryl Waters Likins
Artem_Furman/iStock/Getty Images

El exceso de moco puede hacerte sentir miserable y dificultar la respiración, el sueño, el estar acostado y también el tragar. Una variedad de condiciones de salud, incluyendo la enfermedad del reflujo gastro-esofágico (ERGE), la sinusitis, las alergias, las infecciones bacterianas y las virales pueden causar exceso de mucosidad. Cada una de estas condiciones requiere un enfoque de tratamiento diferente. Independientemente de la causa, algunas medidas de autoayuda son eficaces para reducir el exceso de mucosidad. Cuando se está durmiendo probablemente sea el momento del día más desafiante para las personas con problemas por exceso de mucosidad. Consulta a un profesional médico para evaluar tu situación personal y obtener recomendaciones para algún tratamiento específico.

Son agravantes del moco las partículas de polvo, los ácaros del polvo y la caspa de las mascotas acumulados en tus alfombras, cortinas y tapicería. Utiliza una aspiradora con un filtro HEPA por lo menos dos veces por semana para mantener tu espacio limpio y cómodo. De acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental (EPA), los filtros de alta eficiencia de partículas aéreas (HEPA), eliminan el 99,97% de partículas en el aire, lo cual es suficientemente bueno para atrapar a estos irritantes caseros.

Utiliza un filtro de alta calidad HEPA en tu horno. Reemplaza el filtro de acuerdo a las instrucciones del fabricante. Limpia profesionalmente tu sistema de climatización una vez al año.

Cubre tu colchón con una funda de colchón hipoalergénica. Utiliza almohadas y ropa de cama hipoalergénicas. Apoya las almohadas en un ligero ángulo para que no quedes acostado de forma plana. Lava la ropa de cama al menos una vez por semana y sustituye las almohadas cada tres o seis meses.

Coloca un purificador de aire HEPA en el dormitorio y mantenlo en funcionamiento las 24 horas del día.

Prepara una solución salina para hacer gárgaras agregando 1/2 cucharadita de sal marina a 8 onzas de agua tibia. Haz gárgaras con la solución dos veces al día.

Utilizando un producto de lavado nasal de solución salina, irriga tus fosas nasales una o dos veces al día.

Considera la posibilidad de reducir o eliminar la leche de tu dieta durante una semana para ver si el moco se ha reducido. Algunas personas con asma se benefician al reducir su consumo de leche.

Consejo

Pregúntale a tu médico si un antihistamínico sería adecuado para ti. Los medicamentos sin receta como Claritin y Zyrtec son eficaces en el bloqueo de la producción de mucosidad causada por las alergias.

Advertencias

Estas recomendaciones no están destinadas a ser un sustituto del consejo de tu médico y los planes de tratamiento. Consulta antes de usar cualquiera de estas estrategias.