Cómo elaborar aceite de granada

Escrito por Lina Schofield
Utiliza semillas de granada orgánicas para obtener los mejores resultados.
Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images

Las granadas se conocen por sus abundantes propiedades antioxidantes y los beneficios que ofrecen para la salud. El aceite de granada se utiliza para proporcionar protección cardiovascular, disminuir los triglicéridos perjudiciales en el flujo sanguíneo y mejorar la función general del sistema inmunológico. Este aceite se recomienda para los pacientes diabéticos, para quienes reciben tratamiento contra el cáncer y pacientes con diversos problemas cardíacos. Puedes elaborar el aceite de granada en tu hogar para obtener todos estos beneficios: sólo necesitas las semillas de este fruto que contienen una alta concentración del aceite de la planta. Siempre debes consultar con tu médico antes de consumir cualquier suplemento o realizar un tratamiento alternativo.

Vierte 4 tazas de aceite de jojoba dentro de una cacerola para cocción lenta.

Agrega 1 onza (30 gramos) de semillas de granada orgánicas dentro de la cacerola. Pon la cacerola a fuego lento.

Deja que el aceite se cocine durante seis horas. Quita la tapa de un frasco de vidrio, desenvuelve el paño de estameña y apóyalo sobre la abertura del frasco.

Fija la estameña con una banda elástica para que no se mueva.

Apaga el fuego y deja que el aceite se asiente dentro de la cacerola durante 15 minutos. Escurre la preparación a través de la estameña para eliminar las semillas del aceite.

Quita la banda elástica y retira la estameña. Tapa el frasco. Con un rotulador de tinta permanente, escribe la fecha de almacenamiento sobre el frasco.

Almacena el aceite en una área fresca y oscura o en el refrigerador durante seis meses como máximo. Desecha el aceite después de ese período.

Consejo

Si calientas el aceite en el microondas, eliminarás sus beneficios medicinales.

Advertencias

Este aceite sólo es apto para uso tópico. No debes consumirlo.