Cómo ejecutar una voltereta hacia atrás

Escrito por Ryan McAlister
Mejora tu rutina de gimnasia aprendiendo a hacer una voltereta hacia atrás.
BananaStock/BananaStock/Getty Images

Aprender a hacer una voltereta hacia atrás puede abrirte muchas posibilidades como gimnasta o bailarina, o mejorar tus habilidades físicas. Incorpora estas piruetas en rutinas gimnásticas sobre el suelo o en la barra de equilibrio, o en una danza. Utiliza un observador para practicar y aprender la técnica correcta, y eventualmente podrás completar la voltereta hacia atrás de manera segura por tu cuenta.

Encuentra una superficie blanda para practicar tu voltereta. Un césped grande o una colchoneta de gimnasia funcionarán bien.

Párate recta con tus pies separados a la altura de los hombros, y tus manos levantadas sobre tu cabeza.

Baja rápidamente tus brazos hacia adelante y hazlos rotar detrás de tu espalda mientras te acuclillas. Siguiendo la misma trayectoria circular, balancea tus brazos hacia atrás y hacia arriba mientras enderezas tus piernas y saltas del suelo. Haz esto en un movimiento fluido. Obtendrás impulso con el balanceo de brazos hacia arriba.

Inclínate hacia atrás una vez que alcances el pico de tu salto. Mete tus rodillas hacia el pecho a medida que tu cuerpo empieza a dar la vuelta hacia atrás. La práctica te permitirá reconocer cuándo estás en el pico (o punto más alto) de tu salto.

Extiende tus piernas desde la posición metida. Enderézalas hasta que estén ligeramente dobladas en las rodillas. No inmovilices tus rodillas, ya que esto puede causar lesiones. Aterriza sobre tus pies y acuclíllate ligeramente para absorber el impacto del salto.

Consejo

Al hacer una voltereta hacia atrás, necesitas estar totalmente concentrada. Practica con un observador y confía en el proceso. La duda sólo hará que el salto se quede corto. Mira al frente en todo momento. Mirar hacia el suelo hará que pierdas tu equilibrio y probablemente caerás. Salta hacia arriba y no hacia atrás. El impulso de tus brazos es lo que te ayuda a saltar hacia atrás, no la forma en que saltas. Intenta una voltereta hacia atrás primero sobre un trampolín, para que puedas tener una idea de cómo se siente tu cuerpo en esta posición.