Cómo distinguir los dolores producidos por gases de los dolores que se presentan en el pecho

Escrito por Emily Claassen
Médico escuchando los latidos del corazón.
Tanya Constantine/Blend Images/Getty Images

El dolor en el pecho puede deberse a una infección, una enfermedad, a ansiedad o simplemente ser un síntoma de un simple problema abdominal como es el gas, especialmente si la molestia está ubicada en la zona superior izquierda del pecho. Ya que más de un millón de personas padecen de infartos, y casi la mitad de ellos son fatales, se debe evaluar cautelosamente cualquier dolor en el pecho, según dice la National Heart Lung and Blood Institute (Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre). El gas, si bien no tan grave, es una molestia incómoda. La mayoría de las personas generan hasta dos cuartos de gas por día y lo expelen, ya sea voluntariamente o no, a través de eructo o flatulencias, más de diez veces por día.

Síntomas de dolor provocado por gases

Hombre con un médico.
XiXinXing/iStock/Getty Images

Evalúa tus síntomas gastrointestinales y advierte también dónde se ubica la molestia. Además fíjate si se trata de un dolor nuevo o recurrente. Los dolores provocados por los gases pueden causar dolores abdominales agudos, a veces muy intensos. También puedes sentirte hinchado y con eructos o flatulencia.

Los frijoles contienen rafinosa, un azúcar complejo que puede causar gases.

Toma nota de lo que comiste recientemente y aprende qué alimentos tienden a causar gases. Si eres intolerante a la lactosa y comiste muchos lácteos, puede que tengas grandes molestias abdominales dentro de los treinta minutos de haberlos ingerido y hasta dos horas después. Las bebidas carbonatadas, las pastas, las patatas, el maíz, los frijoles, el zapallo, el brócoli y las manzanas pueden generar gases durante su digestión.

Determina si tienes otros síntomas físicos y advierte su duración. La dificultad para respirar, la sudoración y el dolor en un brazo o en la mandíbula generalmente no se relacionan con los gases. Tener fiebre y vómitos pueden indicar un malestar estomacal generalizado o la presencia de un virus.

Síntomas del ataque cardíaco

Un familiar masculino con enfermedad cardíaca antes de los 55 años aumenta tu riesgo.

Revisa tu historia familiar en busca de problemas cardíacos. Si tú o tus parientes cercanos tienen enfermedades cardíacas conocidas, asegúrate de que los demás lo sepan. Muchas muertes por infarto suceden dentro de los primeros 60 minutos de la aparición de los síntomas.

El hábito de fumar aumenta significativamente tus riesgos de sufrir una enfermedad cardíaca.

Evalúa tu estilo de vida en cuanto a lo que se relaciona con problemas de corazón. Tus posibilidades de tener un infarto aumentan si tienes sobrepeso, si eres sedentario, tienes colesterol alto o hipertensión o si fumas. El riesgo de un infarto también aumenta con la edad: después de los 45 años para los hombres y de los 55 para las mujeres.

Busca ayuda inmediatamente si sospechas que estás teniendo un ataque cardíaco.

Debes conocer los síntomas de un infarto. Una opresión, un apretujamiento o una presión en medio del pecho que continúa durante varios minutos y puede irradiarse a los brazos, particularmente al brazo, hombro o mandíbula izquierdos son signos de infarto. Si de repente te sientes mareado, te falta el aire, tienes sudoración o sientes náuseas, llama a emergencias.

Consejo

Aunque los problemas ocasionados por los gases no ponen en riesgo la vida, si la molestia que ocasionan te impiden llevar a cabo tus actividades, debes consultar con tu médico. Los infartos no son tan dramáticos como los muestran las películas. Un infarto por lo general empieza lentamente como un dolor leve o molestia en el pecho. Si no estás seguro, pide ayuda, porque la intervención rápida puede salvarte la vida.

Advertencias

La enfermedad cardíaca es la causa principal de muerte en los Estados Unidos. Además de la opresión en el pecho, las mujeres experimentan los otros síntomas asociados con un infarto, como dificultad para respirar, náuseas y dolor de espalda o de mandíbula.