Cómo disolver el pegamento Super Glue

Escrito por April Dowling
El fuerte adhesivo de Super Glue puede pegar piezas rotas.
Jupiterimages/Pixland/Getty Images

Conocido por su comodidad, variedad de fuertes adhesivos y usos versátiles, el pegamento prevalece en las manualidades y aplicaciones de reparación. Super Glue es un tipo bien conocido de pegamento porque se seca rápidamente y pega casi cualquier superficie. Como todos los pegamentos, puede caer sobre la piel y otras superficies no deseadas, como escritorios, durante su aplicación. Super Glue se vuelve más difícil de limpiar de las superficies y la piel mientras más tiempo se fija en ellas. A pesar de que su adhesivo es fuerte, algunas soluciones pueden disolverlo. Limpia inmediatamente el pegamento de la superficie antes de que se endurezca.

El Super Glue en superficies

Empapa una bola de algodón en un removedor de esmalte de uñas que contenga acetona. Ésta es un disolvente que desintegra los adhesivos de Super Glue de las superficies duras.

Frota la bola de algodón directamente sobre la superficie pegajosa para disolver el pegamento. Quita tanto pegamento de la superficie como sea posible.

Revisa si quedan residuos de pegamento en la superficie. Si queda alguno, humedece un cepillo de dientes en el removedor de esmalte de uñas.

Frota las cerdas del cepillo sobre los residuos restantes hasta que se disuelvan completamente.

Humedece un trapo liso con agua tibia. Pasa el trapo por la superficie para enjuagar el removedor de esmalte de uñas.

Seca la superficie húmeda con una toalla.

El Super Glue en la piel

Sumerge una bola de algodón en un removedor de esmalte de uñas que contenga acetona. Ésta es un líquido con base de disolvente que descompone los adhesivos sin dañar la piel.

Desliza la bola de algodón directamente sobre la piel pegajosa. Frota el algodón empapado por la zona con pegamento, disolviendo tanto como sea posible.

Revisa la piel para ver si quedan residuos pegajosos. Si quedan algunos, masajea la piel pegajosa con jalea de petróleo durante cinco minutos o hasta que el pegamento se disuelva completamente.

Lava la piel con agua tibia y jabón para eliminar el removedor de esmalte de uñas y la jalea de petróleo. Seca la piel con una toalla limpia.

Frota la piel con una loción común para manos o cuerpo para restaurar la humedad. La acetona puede hacer que la piel se seque.

Consejo

Sustituye la jalea de petróleo por aceite vegetal.

Advertencias

La acetona es un solvente inflamable; manténla alejada de las llamas.

Mantén el removedor de esmalte de uñas lejos de la boca y los ojos.

Prueba el removedor de esmalte de uñas en la superficie para evitar mancharla.