Cómo disminuir la hinchazón en una rodilla y pantorrilla

Escrito por Valencia Higuera

La inflamación que afecta a la rodilla y pantorrilla es provocada por la acumulación de fluidos. Varias circunstancias pueden desencadenar dicha hinchazón, tales como estar de pie por largos periodos de tiempo, el embarazo, una lesión o la obesidad. Una rodilla o pantorrilla inflamada pueden lucir más grande de lo normal y esta condición puede afectar tu habilidad de ponerte de pie. Afortunadamente, hay maneras de disminuir esta dolencia.

No te apoyes en la pierna afectada. Seguir andando o estar erguido con una rodilla o pantorrilla en estas condiciones puede prolongar el padecimiento. Permite que tus piernas descansen limitando las actividades como caminar, correr y estar de pie.

Mantenlas elevadas. Mientras estés acostado usa almohadas para mantener las extremidades hinchadas levantadas por encima del nivel del corazón. Esta posición permite que drene el fluido y se reduzca el abultamiento.

Aplica compresas frías. Pon una bolsa de vegetales congelados o un paquete de hielo sobre las áreas inflamadas durante 20 minutos de dos a cuatro veces por día para ayudar a reducir la hinchazón. Envuelve hielo en un pedazo de tela para evitar lastimar tu piel.

Limita la ingestión de sal. Consumir esta sustancia puede producir retención de agua y empeorar el abultamiento. Adopta una dieta baja en sal y no comas más de 1.500 mg al día. Toma más agua (cerca de ocho vasos al día) para reducir la retención de fluidos.

Realiza ejercicios suaves. Mejora la circulación sanguínea en tus piernas y reduce la inflamación, haciendo ejercicios de bajo impacto como las elevaciones de piernas, Pilates y natación.