Cómo detener una tos que te produce cosquillas

Escrito por Ava Perez

Hay varios motivos por los cuales puedes tener una tos que te hace cosquillas, como sequedad, alergia, enfriamiento, fumar y asma. El cosquilleo puede ser particularmente irritante ya que puede permanecer sin detenerse por varios días y, de vez en cuando, durante varios minutos. Podrías estar sufriendo de incontrolables desajustes de tos seca o nocturna, que interrumpe a otros y te deja impotente. No obstante, hay varias formas de calmar esta afección y hacer que se detenga.

Vierte la leche en la olla y caliéntala hasta que esté tibia. Mezcla la miel con la leche con una cuchara de madera. Vierte la mezcla en una taza y bébela. Puedes beberla en la mañana y por la noche. Tanto la leche como la miel cubrirán la garganta, y así lubricarán el tejido para protegerla contra posibles cosquilleos.

Mezcla el vinagre de sidra de manzana y la taza de agua con una cuchara. Vierte la mezcla en una taza y luego sórbela lentamente siempre que sientas la necesidad de toser. El vinagre reduce la inflamación de tu garganta y ayuda a matar cualquier bacteria que esté causando la tos.

Llena un humidificador con agua, de acuerdo a las indicaciones del fabricante. Enciende el aparato tanto tiempo como puedas diariamente en tu habitación o lugar de trabajo. De esta forma, añadirás humedad al aire que circula allí y mantendrás hidratada a tu garganta.

Disuelve lentamente menta natural en tu lengua apenas se haga presente un síntoma de cosquilleo. Este tipo de menta es más fuerte y contiene menos azúcar y aditivos potencialmente irritantes que las mentas artificiales.