Cómo detener la tos sinusal

Escrito por Mario Calhoun
El tratamiento de la sinusitis incluye antibióticos.
Lisa F. Young/iStock/Getty Images

La tos crónica es una afección causada por el goteo postnasal de los senos nasales; el exceso de mucosidad escurre hacia la parte posterior de la garganta y causa irritación. Aliviar la tos sinusal puede lograrse tratando la sinusitis, que es la fuente de tu tos excesiva. El tratamiento de la sinusitis incluye antibióticos, así como otros medicamentos sin receta como los antihistamínicos y los descongestionantes. Incluso puedes probar algunos remedios caseros.

Consulta a un especialista. Tu médico o especialista en alergias puede recetarte antibióticos orales para tratar la infección. De acuerdo con el Dr. Alan R. Hirsch, autor de "Lo que tu médico no puede decirte acerca de la sinusitis"; los antibióticos comúnmente prescritos son la penicilina, las cefalosporinas y los macrólidos. Para destruir por completo la infección y prevenir su resistencia, los antibióticos se deberán tomar tal y como la receta lo indique y hasta que se agoten.

Compra medicamentos simples sin receta. Los antihistamínicos y los descongestionantes sin receta pueden aliviar la tos reduciendo la congestión causada por la inflamación sinusal. A medida que la hinchazón de los tejidos disminuye, la mucosidad puede eliminarse fácilmente. Los antihistamínicos bloquean los alérgenos mediante el recubrimiento de los receptores de histamina, mientras los descongestionantes funcionan por constricción de los vasos sanguíneos reduciendo así la hinchazón. Sigue las instrucciones del empaque para hallar la dosis adecuada.

Enjuaga los senos nasales. Puedes conseguir una pera de goma en la farmacia y aliviar la tos sinusal mediante agua tibia que elimine la mucosidad. Este tratamiento requiere hacer un lavado periódico con el fin de mantener los senos nasales limpios. Aprieta la pera en un pequeño tazón de agua caliente para recoger el agua y luego apriétala suavemente directo en cada fosa nasal. Asegúrate de tener la cabeza sobre un balde para captar el flujo de mucosidad y agua.

Eleva tus almohadas por la noche. Al dormir, tu cabeza deberá estar apoyada para evitar el goteo nasal que provoca la tos nocturna.

Elimina la mucosidad causada por alimentos. Los postres, la cafeína, el azúcar, el chocolate, los productos lácteos y los alimentos fritos o muy grasos pueden aumentar la producción de mucosidad y hacer que tu tos sinusal empeore. Limita tu consumo diario o intenta restringirlos de tu dieta hasta que desaparezca la tos crónica.

Advertencias

Los efectos secundarios de los antibióticos incluyen mareos, náuseas, vómitos, diarrea, estreñimiento, erupciones en la piel o dolor de cabeza. Comunícate con tu médico si los síntomas permanecen por más de tres días.