Cómo detener el goteo post-nasal

Escrito por CC Brackman

Tener la nariz que moquea y pegajosa es peor que tenerla tapada. Esa necesidad molesta y constante de limpiar o sonarse la nariz puede volver loca a una persona sana. Ya sea un efecto secundario de alergias o un virus, el goteo post-nasal puede ser un problema grave que debe ser tratado.

Suénate. Sonarse la nariz a menudo es un concepto tan simple que muchas personas lo pasan por alto. El goteo post-nasal se produce cuando el flujo normal del moco lubricante en la nariz se vuelve más espeso y no fluye hacia la parte posterior de la nariz y la garganta. Estas gotas más gruesas toman la vía más rápida para salir de la nariz, goteando por el frente. Sonarse bien la nariz cada hora puede despejar ese exceso de moco y hacer más lento o detener el goteo.

Ayudate con agua. Un enjuague con agua salada puede ayudar a secar el exceso de mucosidad, y detener el goteo post-nasal. Mezcla la mitad de una cucharadita de sal con una taza de agua tibia y llena un aspirador, inclina la cabeza hacia atrás y respira lentamente en el agua salada. Puede arder o ser incómodo al principio, pero pronto te acostumbrarás. Cuando hayas terminado, suénate la nariz para eliminar cualquier exceso de agua.

Deja los lácteos. Los alimentos lácteos pueden ayudar a crear exceso de moco. Alimentos como la leche contienen azúcar que ayuda a alimentar las bacterias y lleva a la formación de más moco. Deten el goteo post-nasal dejando los lácteos.

Toma líquidos. La meta es mantener las membranas mucosas de la nariz bien lubricadas para que el moco no se espese y comience a gotear. Beber mucha agua, té de hierbas o sólo agua con limón puede ayudar. Conecta un humidificador para que el aire que respiras también esté húmedo.

Relájate. El área de los senos nasales es parte del sistema nervioso. Cuando te estresas, puedes provocar goteo post-nasal. Así que relájate y toma una taza de té de hierbas

Consejo

Utiliza agua destilada en el humidificador para evitar la adición de impurezas en el aire que estás respirando. Hazte gárgaras con agua salada. Esto ayuda a eliminar la mucosidad espesa que bloquea la parte posterior de tu garganta.

Advertencias

Cuidado con los descongestionantes, antihistamínicos y sprays nasales. Si bien pueden ayudar, el uso a largo plazo sólo causa más problemas en esta área delicada y sensible.