Cómo detectar y tratar una infección por lombrices intestinales

Escrito por Alice Moon
None

Las infecciones por gusanos intestinales son muy comunes y no siempre causan complicaciones serias. Los síntomas son dudosos y a veces difíciles de identificar como relacionados con la presencia de estos organismos. Una vez diagnosticada la afección, el tratamiento es relativamente simple e indoloro; sin embargo, puede haber reinfección debida a la presencia de los huevos de estas lombrices, los cuales pueden permanecer viables en el ambiente del hogar por semanas si se dan las condiciones apropiadas.

Reconoce que las infecciones por lombrices intestinales son muy comunes y no sólo afectan a personas con hábitos sucios e higiene deficiente. Los gusanos son parásitos redondos que se contagian al consumir los huevos producidos por ellos mismos, estos huevos eclosionan en el tracto intestinal; los gusanos tienen la apariencia de filamentos blancos y delgados.

Investiga cualquier episodio de picazón nocturna en la zona del ano. Por la noche, las hembras de estos gusanos se dirigen a través del intestino hacia el ano para depositar sus huevos. Es este proceso el que provoca la picazón, la cual a su vez es el principal signo externo de la infección.

Intenta detectar las lombrices observando directamente tu materia fecal. Si un niño está afectado, los padres pueden revisar la zona anal del chico durante la noche para buscar los gusanos o bien colocar un trozo de cinta de celofán sobre el ano (esta atrapará a los huevos, aportando la evidencia necesaria).

Consulta a tu médico para que revise la cinta en busca de los huevos de gusano que confirmarán la afección. Él puede luego prescribir el tratamiento más efectivo según tu estado.

Averigua sobre la necesidad de una terapia para todo el grupo familiar (si hay más miembros que convivan en el hogar) a fin de prevenir la reinfección. Este tratamiento consiste en dos dosis de un antiparasitario, que se administran con dos semanas de diferencia.

Lava toda la ropa de cama y la ropa interior a diario mientras realices la terapia antiparasitaria. Las personas afectadas no deberían compartir sus prendas de baño con los demás miembros de la familia y tendrían que usar un paño para lavar su zona anal y otro para el resto el cuerpo.

Revisa los sitios donde usualmente se juntan muchos niños, tales como las guarderías, si la reinfección se convierte en un problema continuo. Este tipo de gusanos afectan a los humanos pero no a los animales, por lo tanto no es necesario tratar a las mascotas.

Consejo

Enseña a los miembros de la familia el procedimiento básico de lavado de manos como un método preventivo esencial. El rascado de la zona anal puede arrastrar los huevos. La reinfección ocurre a través de la ropa de cama y los objetos de la casa que han tomado contacto con estos huevos.

Advertencias

La infección parasitaria debería ser confirmada por un médico antes de comenzar a tomar cualquier medicamento de venta libre.