Cómo detectar y solucionar la pérdida de memoria en niños

Escrito por María Lorena Peralta
Cómo detectar y solucionar problemas de memoria en niños.
Jupiterimages/Comstock/Getty Images

No es extraño que si le preguntas a un niño dónde ha dejado algo, te responda que no lo recuerda. Esto puede deberse a un déficit en su memoria, a la poca atención que presta a las cosas que hace o a la poca concentración que logra cuando realiza una actividad. Cualquiera que sea el caso, siempre se va a decir que el menor posee mala memoria. Para corregir tempranamente este inconveniente y evitar que pase a mayores, existen diferentes técnicas que te permitirán ayudar y acompañar al niño en ese proceso.

Instrucciones

Observa el desempeño escolar del niño.
Hemera Technologies/Photos.com/Getty Images

Controla el progreso escolar del niño. Revisa sus tareas a diario, habla con el docente a cargo de la educación de tu hijo y averigua si tiene un desempeño muy pobre en sus estudios. SI el avance es casi nulo y su nivel de aprendizaje es muy bajo, entonces es posible que esté teniendo problemas de deficiencia en la memoria operativa

Dale una serie de instrucciones.
Thinkstock/Comstock/Getty Images

Dale al niño una serie de instrucciones para que pueda realizar una tarea. Comienza con directrices generales y sencillas, controla si las sigue en orden y si puede completar la labor que le ha sido asignada. Si el niño no puede recordar las instrucciones o es incapaz de realizar la labor, es otra señal de pérdida o deficiencia de la memoria.

Ayúdalo a recuperar los conocimientos previos.
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Hazle preguntas simples para evaluar si recuerda los contenidos escolares vistos en años previos. Interrógalo para saber si realmente puede recuperar esos conocimientos que ya había adquirido. Un niño con problemas de memoria, tiene dificultades para retener datos y, por ende, para incorporar nuevos contenidos y conectarlos con los anteriores.

Pídele que recuerde en donde dejo sus juguetes.
Photos.com/PhotoObjects.net/Getty Images

Ayuda al niño a solucionar su problema de memoria invitándolo, por ejemplo, a recordar el lugar donde dejó su juguete favorito y envíalo a buscarlo. Lee junto a él rimas, poemas sencillos y cuentos y luego pídele que repita y describa en orden los hechos que recuerde utilizando sus propias palabras.

Enséñale a seguir el orden de las instrucciones.
Jupiterimages/Pixland/Getty Images

Planea una variedad de actividades de aprendizaje que deban ser ejecutadas siguiendo un orden establecido. De esta manera, al explorar el niño irá descubriendo cual es la siguiente tarea que debe realizar, al mismo tiempo que podrá recordar la anterior, y le será más sencillo a prender a recordar las instrucciones que debe que seguir.

Motívalo a jugar y hacer deportes.
Flying Colours Ltd/Digital Vision/Getty Images

Evita que permanezca muchas horas frente a la televisión. Motívalo a que juegue con sus hermanos y amigos. Pregúntale si le gustaría practicar algún deporte y aliéntalo a hacerlo. Felicítalo cuando se esfuerce por recordar algo aunque le cueste trabajo hacerlo. Recuerda que el mayor aliciente para un niño es saber que sus padres valoran sus logros.