Cómo detectar el síndrome de ovario poliquístico

Escrito por Ashley Black
Consulta con tu médico de inmediato si crees que sufres de síndrome de ovario poliquístico.
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

El síndrome de ovario poliquístico, o SOP, es una de las afecciones más comunes que sufren las mujeres en Estados Unidos. Se estima que 1 de cada 15 mujeres sufren este síndrome. La afección ocurre debido al desequilibrio de las hormonas, que afecta al sistema reproductivo y puede causar infertilidad. Los síntomas del SOP se pueden manifestar desde la adolescencia, pero la mayoría de las mujeres los experimentan durante la edad adulta.

Controla tu ciclo menstrual, ya que el ciclo irregular puede ser uno de los primeros indicios del síndrome de ovario poliquístico. Muchas mujeres experimentan tan sólo nueve períodos por año, mientras que en otras los períodos están ausentes por completo. A menudo este síndrome causa infertilidad, por eso si trataste de quedar embarazada sin éxito podría ser un indicio de esta enfermedad.

Toma nota de cualquier cambio físico que experimentes. El síndrome de ovario poliquístico puede provocar el acné, sobre todo alrededor de la barbilla y en la espalda. También puede provocar el aumento de peso y la dificultad para perder peso. El crecimiento excesivo de vello es otro síntoma común causado por este síndrome.

Pide una cita con tu médico. Cuéntale al profesional todos los síntomas que experimentaste. Tu médico te realizará un examen físico completo y otras pruebas adicionales para determinar si sufres síndrome de ovario poliquístico, como un ultrasonido pélvico para detectar quistes y la ampliación de los ovarios.

Consejo

Si experimentas uno o varios de estos síntomas y crees que puedes sufrir este síndrome, consulta con tu médico tan pronto como sea posible.

Advertencias

Muchos de los síntomas del SOP, como los períodos irregulares o ausentes, pueden deberse a muchas otras causas. Tu médico te realizará pruebas para descartar cualquier causa posible antes de diagnosticar este síndrome. Si los síntomas no se tratan, pueden generar enfermedades cardíacas o diabetes.