¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Cómo desobstruir los oídos tapados por un resfriado

Escrito por Luis Malavé | Fecha actualizada June 04, 2018

El resfriado común puede causar decenas de irritaciones menores, desde congestión nasal, pasando por los dolores de garganta y terminando en una tos dolorosa.

Pero uno de los efectos secundarios más molestos de un resfriado puede ser que la obstrucción de los oídos debido el cierre de los conductos que unen la trompa de Eustaquio con la faringe, y que ayudan a drenar fluidos y nivelar la presión atmosférica en esta delicada zona.

Aunque la sensación y posible dolor se sienten en los oídos, la causa de esta obstrucción auditiva se ubica en los senos nasales, donde el resfriado provoca una presión desigual que afecta las membranas mucosas, provocando inflamación de los senos y de los oídos.

No dejes de leer: La mejor manera de limpiar tus oídos

En muchos otros casos, sin embargo, la obstrucción de los oídos se puede producir por un exceso de producción de la cera que debería proteger y limpiar el conducto auditivo de cualquier resto de piel muerta, bacteria, hongo o sucio.

Hay muchas formas de aliviar una obstrucción de los oídos, que no implican la visita al médico, a menos que los síntomas se prolonguen más de una semana o haya un dolor insoportable, supuración de líquido, inflamación o fiebre que indiquen otra condición más grave.

Métodos sencillos para destapar oídos obstruidos por resfriado

Bostezar, comer, tragar y masticar chicle pueden ayudar a reducir la sensación de los oídos tapados al mover la obstrucción y despejar las trompas de Eustaquio, que comunican el oído interno con la garganta superior.

Aprieta la nariz con los dedos y sopla suavemente. Si tus oídos no están muy obstruidos, esto podría hacer que tus oídos se destapen. No soples demasiado fuerte para no dañar el tímpano.

Una variación de este método es la maniobra de Valsalva, usada por los buzos y quienes viajan mucho en avión.

Inhala profundamente, detén la respiración, y cierra la boca al tratar de expulsar el aire de la nariz, casi como si te sonaras la nariz en tu mano. Esta técnica puede ayudar a aliviar la presión en el oído.

Toma una ducha caliente o siéntate en el cuarto de baño mientras corre el agua caliente en la ducha. Permanece en el baño por al menos 10 minutos. El vapor de la ducha caliente puede ayudarte a aliviar la congestión.

Un método muy usado es “disolver” la cera u obstrucción del oído con una solución tibia de agua oxigenada, o peróxido de hidrógeno.

Hierve un poco de agua y deja que se enfríe hasta que esté tibia. Vierte un poco en un bol y añade la misma cantidad de peróxido de hidrógeno.

Llena una jeringa de oído con la solución de peróxido de hidrógeno y agua. Acuéstate sobre tu lado y vacía la jeringa con la mayor fuerza que puedas.

Deja actuar la solución por unos 10 minutos. Coloca una taza vacía sobre la oreja y voltea tu cabeza para que la solución se vacíe en la taza. Repite este proceso hasta ver resultados y luego hazlo con el otro oído.

En casos severos, los antihistamínicos pueden ayudarte a limpiar y destapar el oído.

También existen gotas para los oídos que tienen componentes que reducen la inflamación, disuelven la cera y ayudan a despejar los conductos.

El vapor de agua es muy útil también, para lo cual solo deberás tomar una ducha caliente y esperar unos 10 minutos para que el vapor ayude a suavizar la mucosidad en los senos nasales y oídos.

Muchas personas afectadas por infecciones regulares de los senos nasales encuentran alivio “lavándolos” con el uso de un pequeño dispositivo llamado Neti-pot, que tiene forma de una regadera pequeña y se llena de agua tibia salda.

Lee también: Tipos de gotas para el oído de los niños

El caño del Neti-pot se inserta en una cavidad nasal con la cabeza totalmente inclinada hacia el lado contrario de esta. El agua tibia sale por la otra cavidad nasal limpiando a su paso cualquier mucosidad excesiva.

Advertencias

Al sonarte la nariz, no soples demasiado fuerte, ya que podrías dañar tus oídos.

Nunca ignore los oídos tapados. El descuido puede causar daños más graves, tales como infecciones del oído y posibles problemas de audición.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.