Cómo desinfectar un cepillo con piojos

Escrito por China Zmuida
Justin Cleary/iStock/Getty Images

Los piojos son insectos parásitos que sobreviven succionando tu sangre. Notarás si estás infectado con ellos porque sentirás como si algo se arrastrara sobre tu piel. Cuando estés infectado, es importante que limpies rutinariamente tu ropa de cama, juguetes, toallas y cepillos para el cabello para evitar una nueva infección. Recuerda no compartir los elementos personales como los cepillos con otros miembros de la familia para minimizar la propagación de los insectos.

Quitar los piojos del cepillos y peines

Llena una olla con agua y ponla al fuego hasta que llegue a una temperatura de 130º F (54,4º C). De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, el agua debe estar por lo menos a 130º F para matar efectivamente a los piojos y las liendres.

Saca la olla del fuego una vez que el agua comience a hacer burbujas. Sumerge los peines y los cepillos que has usado recientemente en el agua caliente.

Sumérgelos por unos 10 minutos (no menos de 5) para exterminar adecuadamente los piojos y las liendres.

Si tienes cepillos o peines que se puedan dañar con el agua caliente, puedes usar una solución de fenol como Lysol para limpiar tus efectos personales.

Sumerge tus cepillos y peines en Lysol por lo menos por una hora. Lávalos en agua caliente una vez que haya pasado la hora.

Consejo

Pasa la aspiradora por los pisos todos los días. Lava la ropa de cama regularmente con el ciclo de tu lavadora más caliente para prevenir una nueva infección. Seca la ropa de cama y la ropa con el programa más caliente de tu secadora. Si tienes elementos que no pueden ser lavados, mándalos a la tintorería. Puedes almacenar ciertas cosas en una bolsa hermética en el garaje por dos días para matar los piojos.

Advertencias

No compartas objetos personales como toallas, ropa, cepillos y peines con otras personas. No permitas que tus hijos jueguen deportes en los que sus cabezas entren en contacto con otras. No te recuestes en camas o almohadas de gente que esté infectada.