Cómo deshacerte de los callos en las rodillas

Escrito por Mary Ylisela
None

Los callos son un recurso que tu piel usa para protegerte. La fricción y el frotamiento repetido contra la piel provoca su engrosamiento para evitar lesiones. La gente a menudo desarrolla callos mientras amolda un nuevo par de zapatos. Si tienes un trabajo o afición que te hace pasar mucho tiempo moviéndote sobre tus rodillas, los callos pueden desarrollarse allí también. A pesar de que son mecanismos de protección de la piel, los callos son antiestéticos y pueden ser dolorosos. El engrosamiento y la decoloración de la piel de tus rodillas es vergonzoso, pero puedes deshacerte de las callosidades con un régimen persistente de cuidado de la piel.

None

Llena una cubeta con 1 cuarto de agua tibia. Añade uno o dos chorros de jabón líquido y revuelve hasta obtener una solución jabonosa.

Remoja dos toallitas limpias en la solución de jabón. Exprime el exceso de las toallitas para que no estén goteando. Coloca los paños jabonosos en las rodillas y déjalos allí durante 10 minutos para ablandar la piel.

Retira los paños y enjuaga tus rodillas. Seca la piel con palmaditas. Frota suavemente los callos de tus rodillas con una piedra pómez humedecida. Frota con movimientos circulares durante uno o dos minutos para cada rodilla para eliminar algunas de las células muertas de la piel y los callos.

Enjuaga la piel de nuevo y seca con una toalla. Aplica vaselina para hidratar tu piel.

Coloca un parche de ácido salicílico en cada rodilla durante el día o la noche para ayudar a deshacerte de las callosidades, siguiendo las instrucciones del paquete.

Consejo

Protege tus rodillas de la fricción mientras trabajas mediante el uso de rodilleras. Exfolia tu piel una o dos veces por semana para evitar la acumulación de callos y piel muerta. Hidrata diariamente.

Advertencias

Nunca intentes cortar las callosidades por ti mismo. Si las callosidades sobre las rodillas son particularmente dolorosas, consulta a un dermatólogo en busca de ayuda.