Cómo deshacerte de las aftas en los labios

Escrito por Mason Howard
Usa pasta dental sin laurilsulfato sódico para prevenir el desarrollo de aftas o la irritación, si ya aparecieron.
Creatas Images/Creatas/Getty Images

Con frecuencia, muchas personas desarrollan aftas, úlceras que aparecen en el interior de los labios y en la boca. Estas úlceras bucales se producen por el filo de los dientes o los frenillos que rozan las encías y por el consumo de alimentos muy ácidos y son de color blanco amarillento en el medio y rojo brillante en el exterior. Si bien las aftas son benignas e inofensivas, pueden ser dolorosas y antiestéticas. Por fortuna, puedes aliviar y curar las úlceras bucales siguiendo unos pasos sencillos.

Presiona un cubo de hielo sobre las aftas tan pronto como aparezcan para evitar que se agrave la lesión.

Evita el consumo de alimentos con gran cantidad de sal y ácidos, como frutas cítricas o comidas con vinagre después de que detectas aftas en tu boca. Estos alimentos pueden irritar y, en algunos casos, agravar la lesión.

Usa pasta dental sin laurilsulfato sódico para prevenir el desarrollo de aftas o la irritación, si ya aparecieron.

Para aliviar el dolor que causan las aftas, toma una cucharada de antihestamínico líquido con difenhidramina. Agita el medicamento en tu boca durante uno a dos minutos, de cuatro a seis veces por día.

Para evitar que las aftas se irriten aún más, periódicamente aplica vaselina sobre ellas con la ayuda de un hisopo para protegerlas.

Para que las aftas se curen, esteriliza y limpia tu boca con una solución salina. Disuelve 1 cucharadita de sal y 1/2 de bicarbonato de sodio dentro de una taza de agua tibia. Agita la solución en tu boca durante 30 segundos. Enjuaga tu boca con esta solución a la mañana, a la noche y después de cada comida.

Para que tu boca esté libre de bacterias y para curar las aftas, límpiala dos veces por día con un enjuague bucal.

Para acelerar el proceso de curación, aplica peróxido de hidrógeno y leche de magnesia sobre las aftas con la ayuda de un hisopo. Sumerge el hisopo de algodón en la solución de peróxido y aplícala sobre las aftas. Luego haz lo mismo con la leche de magnesia. Realiza este proceso tres o cuatro veces por día. No tragues peróxido de hidrógeno.

Toma pastillas de zinc y vitamina C para estimular tu sistema inmunológico.