Cómo deshacerse de los granos o del acné con una mezcla de sal marina, bicarbonato de sodio y jugo de limón

Escrito por Melly Parker
Limpia tu piel sin gastar mucho dinero.
Jupiterimages/Pixland/Getty Images

Nada combate tanto al acné y restaura la piel clara y vibrante como un exfoliante y una limpieza suave para eliminar las células muertas de la piel que obturan los poros y causan más brotes. La sección de cuidados para la piel en las tiendas por departamentos están llena de artículos costosos que prometen hacer todas estas cosas; ¿por qué gastar una fortuna cuando puedes crear tus propios productos? Un tratamiento alternativo que usa cosas como la sal marina, el jugo de limón y el bicarbonato de sodio te puede ayudar a tener una piel más clara. Combina las tres sustancias que limpiarán y rejuvenecerán la piel para crear un limpiador facial que elimine el acné.

Vierte el jugo de limón en un tazón.Añade bicarbonato de sodio. Revuelve la mezcla mientras añades lentamente la sal de mar.

Quita el maquillaje y la suciedad de tu rostro. Los labios perfectos de color rojo y el maquillaje ahumado en los ojos es perfecto para una cita un sábado, pero no ayudan a que el jugo de limón, la sal de mar y el bicarbonato de sodio se deshagan del acné.

Sumerge una bola de algodón en la mezcla y aplícala generosamente sobre el rostro; te arderá un poco pero aprieta los dientes y recuerda que la belleza siempre va de la mano con un pequeño dolor.

Deja que la mezcla se seque. Ten cuidado que no caiga sobre tus ojos. Busca con qué distraerte durante unos 10 minutos, mientras esperas.

Quita la mezcla de tu rostro con una toallita empapada que esté tibia, pero no caliente.

Consejo

Aplica la mezcla sobre tu piel con toques suaves y quítala en forma delicada. Debes exfoliar la piel con la sal de mar, no frotarla tan fuerte que quede irritada.

Sólo debes usar esta mascarilla dos veces por semana. Ya que la sal es un exfoliante, no debes usarla muy a menudo, para no frotar demasiado la piel. Si lo haces irritarás más el acné.

Si no ves una mejoría en unas pocas semanas, consulta a un dermatólogo para que te aconseje.

Advertencias

Recuerda elegir una buena crema humectante en la tienda antes de aplicar la mascarilla. Este tratamiento resecará tu rostro y debes tener la piel humectada y flexible, no frita.