Cómo deshacerse de los depósitos de grasa y tonificar los muslos externos

Escrito por Pennee Struckman
2002lubava1981/iStock/Getty Images

Deshacerse de los depósitos de grasa y tonificar los muslos externos requiere de la combinación de dieta para bajar de peso y ejercicio físico. La dieta disminuye la grasa y el ejercicio forma músculo, el cual quema más calorías. Para incrementar la pérdida de peso, agrega 2 cucharadas diarias de lino molido a tu dieta. El lino se une a las grasas y las elimina rápidamente. Bebe 64 oz. de agua a diario (1,9 L). Muchas veces cuando sientes hambre, es porque el cuerpo está sediento. El agua te ayudará a sentirte satisfecha.

Pérdida de depósitos de grasa

La reducción de las zonas rebeldes es un mito. Según ExRx.net, "contrario a lo que sugieren los comerciales, la reducción por zonas no existe. La grasa se pierde en todo el cuerpo siguiendo un patrón que depende de la genética, el sexo (las hormonas) y la edad. Para perder peso en cualquier área, la grasa corporal total debe ser reducida. Ya sea que se gane o se pierda peso en todo el cuerpo, parece ser que la primera zona en engordar y la última en adelgazar es la sección media (en los hombres y en algunas mujeres, en especial después de la menopausia), la cadera y los muslos (en las mujeres y unos pocos hombres)."

Disminuye la ingesta de calorías. Elige un plan dietético que funcione para ti. Eliminar la comida rápida y las repeticiones en las comidas es la manera más fácil de controlar las calorías.

El ejercicio te ayudará a quemar calorías. Los aeróbicos queman calorías y desarrollan músculos. ExRx advierte que tonificar solamente "puede cambiar la apariencia de esas zonas pero no resulta en una pérdida de peso corporal".

Tonifica tus caderas

Trabajar las zonas musculares más extensas quema más calorías. Los muslos están dentro de los grupos musculares más grandes del cuerpo. Los conforman tres músculos: los cuádriceps, los músculos de la corva y los aductores de la cadera.

Tonificar los cuádriceps: Con una pesa en cada mano y los brazos a los costados del cuerpo, flexiona las rodillas y extiende las caderas hacia atrás como si fueras a sentarte en una silla. Continúa inclinándote hasta que los muslos estén paralelos al piso. Mantén la espalda recta y carga el peso en los talones. Ponte de pie y repite el movimiento 10 o 12 veces por cada serie.

Tonificar los músculos de la corva: Sostén una pesa en cada mano. Inclínate hacia adelante hasta que las pesas estén paralelas a los tobillos. Mantén los hombros derechos y los abdominales contraídos para evitar tensionar la espalda. Repite el movimiento de 10 a 12 veces por serie.

Tonificar los aductores de la cadera: Colócate las tobilleras. Acuéstate en el piso con los brazos a los costados del cuerpo. Contrae los abdominales y eleva las piernas hacia el techo. Extiéndelas hacia los lados hasta formar una V y bájalas hasta sentir que los muslos internos se estiran. Vuelve a llevar las piernas hacia el techo. Repite de 10 a 12 veces por cada serie.

Realiza estos ejercicios tres veces por semana. Cuando los movimientos te resulten menos dificultosos, incrementa el número de series a tres por cada ejercicio. Luego aumenta el peso.

Consejo

Al combinar estos ejercicios con dieta, no te desanimes si ganas una pulgada durante las primeras semanas. Cuando el músculo se forma más rápido que la pérdida de peso, esto puede ocurrir. Pero si continúas con los aeróbicos, ejercicios de tonificación y dieta, quemarás más grasa y verás los resultados.